Cooking D.I.Y.
28 de marzo de 2012

Ingredientes

(Para 6):
2 calabacines medianos
2 berenjenas medianas
2 pimientos de asar, uno verde y uno rojo
200 g de champiñones, en mi caso mezclados con setas y congelados
2 cebollas
3 dientes de ajo
Sal y pimienta
Aceite de oliva

Incluye

Primeros, Vegetariano, Verduras,

Música

Love Will Tear Us Apart - Jose Gonzalez

Verduras al horno

Me encantan las verduras al horno. Es un plato que un día le dio por hacer a mi madre (ojo, hacer, no inventar) y, desde entonces, llegó para quedarse en casa, porque lo cierto es que gustan bastante por estos lares. Además, tienen varias formas de comerse: aliñadas con aceite y vinagre, en bocadillo, con pasta, de guarnición de un plato fuerte, en coca, etc. Poco a poco os iré enseñando unas cuantas maneras de sacarles partido. Dentro de poco subiré un bocadillo en el que las he incluido. Además, tengo en mente un par de platos en los que quiero aprovechar los ajos asados de entre estas verduras. Sea como sea, stay tuned!

1 – Encendemos el horno arriba y abajo a 200º C con ventilador. Mientras se va calentando, podemos picar todas las verduras. No importa el tamaño de los trozos, yo he hecho cubos de un centímetro por un centímetro, más o menos, he cortado las cebollas en cuartos y cada cuarto en tres partes y, por último, he aplastado un poco los ajos con la hoja del cuchillo.

2 – Lo ponemos todo en el recipiente para el horno, salpimentamos y añadimos aceite de oliva. La idea no es que las verduras se queden secas y se quemen ni que estén flotando en aceite. Hay que echar un chorro generoso hasta ver que estén empapadas y basta. De todas maneras, la medida idónea para este plato se consigue con el tiempo.

3 – Metemos el recipiente en el horno y bajamos la temperatura a 180º C. Hornearemos durante una hora y media, más o menos. Cada 15 minutos, comprobaremos que todo va bien y que no se están quemando. A mitad de cocción, sacamos el recipiente del horno y removemos bien todas las verduras. Volvemos a introducir y dejamos que sigan haciéndose. Al terminar de hornearse, deberíais tener unas verduras blandas, dulces y con un sabor tostado muy agradable. Eso sí, veréis que la cantidad final es bastante inferior a la inicial, ya que merman en el horno. Bon profit!

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top