Cooking D.I.Y.
17 de abril de 2013

Ingredientes

(Para 6):

— 600 g de calabaza

— 450 g de setas

— 24 tomates secos

— 7 alcachofas

— 2 cebollas

— 6 dientes de ajo

— 2 puñados de perejil fresco picado

— 1 pastilla de caldo de verdura

— Sal y pimienta

— Aceite de oliva virgen extra

 

Incluye

Cooking abroad, Primeros, Vegetariano, Verduras,

Música

Intro - alt–J


Verdurada

Si hablamos de mariscadas, cerdadas y coartadas, ¿no podemos hacerlo también de verduradas? Estoy muy lejos de alimentarme única y exclusivamente de productos vegetales, pero que no me los toquen. Aunque en muchas ocasiones me he planteado seriamente volverme vegetariano, siempre me es imposible. No estoy de acuerdo con los motivos que empujan a la gente a dejar de lado alimentos de origen animal y, aparte, me puede la gula. Eso sí, lo respeto al 100% y, de hecho, tengo varios amigos vegetarianos con los que he compartido alguna que otra comilona del copón. El hecho de que se dejen de lado todos esos prejuicios que hay contra la verdura, que se ha ganado injustamente la fama de comida aburrida, y saquen a relucir recetas que nada tienen que envidiarle al mejor Chateaubriand a la plancha que uno se pueda echar al coleto me gusta, me gusta mucho. Reconozco que esta receta está muy inspirada en el magnífico estofado de Mònica, pero, como siempre, acabé por hacer lo que me da la gana. Eso sí, soy fan incondicional de que el suyo lleve miso. Algún día, terminaré por copiársela al 100%.

P. D. Lo cojonudo de esta receta es que se pueden sustituir aquellas verduras que no estén en temporada por otras que se encuentren en pleno apogeo.

1 – Calentamos una cazuela o una cocotte a fuego medio. Añadimos un chorro de aceite de oliva y sofreímos en él los ajos, laminados, y las cebollas, picadas. Salpimentamos.

2 – Tras cinco minutos, incorporamos los tomates secos y la calabaza cortada en cubos de, aproximadamente, tres por tres centímetros. Dejamos otros cinco minutos.

3 – Mientras tanto, pelamos las alcachofas hasta que el color de las hojas pase de verde a amarillo pálido. Pelamos el tallo hasta que su color también cambie, las cortamos por la mitad, retiramos los pelillos que hay dentro de la flor y las metemos en agua con abundante zumo de limón y perejil. Una vez que las hayamos limpiado todas, las agregamos a la cocotte.

4 – Transcurridos un par de minutos, mojamos con el vino blanco y, una vez que se haya evaporado el alcohol, añadimos caldo de verduras sin que llegue a cubrir del todo las verduras y la mitad del perejil fresco picado. Subimos el fuego, esperamos a que levante el hervor y lo dejamos cocer suavemente durante unos 15 minutos.

5 – Cuando falten dos o tres minutos para que se cumpla ese cuarto de hora, salteamos en una sartén a fuego fuerte con aceite de oliva y dos ajos laminados las setas. Después, las pasamos a la cocotte, dejamos cocer 2-3 minutos más, corregimos la sazón, agregamos el resto del perejil fresco picado y ya estamos listos para servir. 

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top