Cooking D.I.Y.
08 de septiembre de 2011

Ingredientes

(Para 2):
1 trucha grandecita (esta era de unos 370 g)
1 pimiento verde
1 cebolla pequeña
2 lonchas de jamón serrano o de bacon
1 diente de ajo
Ralladura de piel de limón
Aceite de oliva
Sal

Trucha a la navarra

¡Sorpresa! No tenía pensado actualizar hoy, pero en una visita al supermercado he decidido hacer una receta relámpago. Cuando era pequeño y vivía en México, recuerdo que amaba ir al Quinta Real, un hotel con un restaurante bastante bueno en el que servían este plato, que a mí me encantaba. Según he estado mirando por ahí, la versión del plato que voy a hacer es bastante heterodoxa, ya que no tiene mucho que ver con la que se hace por estas tierras. De todas maneras, dado que es la que yo recuerdo de pequeño y la que me gusta, me doy por satisfecho por ello. Por otro lado, os diré que no os llevará más de 40 minutos hacerla y que os sacará de más de un apuro, ya que es, por un lado, muy sabrosa y, por otro lado, quedaréis como reyes al servir un pescado así. Obviamente, hay que encontrar una trucha asalmonada que esté fresca, no vale con usar una que esté ya tirando a mojama. Si no encontráis un pescado fresco, mejor no comerlo.

1 – En una sartén, empezamos a sofreír el jamón (o el bacon) cortado en trozos pequeños con un poco de aceite de oliva. Una vez que haya tomado color y se esté tostando, añadimos la cebolla y el ajo y dejamos sofreír un par de minutos, momento en el que añadiremos el pimiento junto con un poco de sal para que la verdura suelte agua, pero no demasiada, ya que el jamón suele quedarse bastante salado. Dejamos que esto esté en el fuego durante unos 15 minutos, o hasta que la verdura esté blanda.

2 – Precalentamos el horno a 250 ºC. En una bandeja para horno, colocamos un trozo de papel vegetal con un chorrito de aceite de oliva a lo largo, para evitar que el pescado se pegue. Además, lavamos un limón y rallamos un poco de su piel.

3 – La trucha tiene que estar eviscerada, es decir, limpia de vísceras. Le podemos pedir al pescadero que haga eso. Además, conviene que esté un poco abierta por la zona de las tripas, pero no puede estar abierta como para hacerla a la espalda. En ese hueco, añadiremos primero un poco de sal, después la piel de limón rallada y, por último, el sofrito. No os preocupéis si sobra un poco, se puede añadir como pequeña guarnición a última hora. Horneamos a 210 ºC durante unos 15 minutos y servimos inmediatamente. ¡Que aproveche!

Deja un comentario sin Facebook (Todavía no hay ninguno)

Comentar

What is 8 + 13 ?
Please leave these two fields as-is:

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top