Cooking D.I.Y.
29 de julio de 2013

Ingredientes

(Para 4):

— 5 huevos

— 4 patatas medianas-grandes

— 1 cebolleta pequeña

— Sal

— Aceite de oliva virgen extra

— Amor

 

Tortilla de patatas de María

Dice que su madre las borda. Yo me lo creo porque he probado su pisto y es canela fina. Además, si hay una verdad universal y constante sobre la cual se puede sustentar cualquier hipótesis científica del tres al cuarto que aspire a convertirse en una ley es esa, a una madre le sale TODO bien. El caso es que ella también sabe hacerla y yo no, por lo que, por una vez, invertimos los papeles. Ella cocina y yo fotografío. De ahí que su nombre aparezca en el título. Si mi aporte se limita a remover las patatas de vez en cuando y darle la vuelta a la tortilla un par de veces —me hacía ilusión, ¿qué pasa? Además, se me resquebrajó—, no puedo pretender llevarme la gloria, ¿no? Al terminar de cuajarla —la queríamos un pelín más jugosa, pero se nos fue el santo al cielo—, ya con la mesa puesta, la llevamos al salón, la cortamos y la servimos. Ella me mira nada más probarla y me suelta eso tan típico del ser que se caracteriza por reconocer la superioridad casi incuestionable de un progenitor a la hora de cocinar, es decir, del buen hijo: «la de mi madre está mejor». Mis papilas gustativas, por otro lado, se han ido por ahí a hacer la ola.

P. D. Al igual que hice el año pasado, durante el mes de agosto habrá entradas únicamente martes y jueves. A man’s gotta rest.

P. D. 2 Creo que esta es la primera de una serie de tortillas de patatas de diferentes personas que voy a publicar en el blog. Tiene que ser muy interesante ver la manera de hacerla que tiene cada uno. A lo mejor se me pega algo y acabo preparándola yo también.

1 – Pelamos las patatas, las cortamos en trozos de no más de 2 mm de grosor y las sumergimos durante unos minutos en agua para que pierdan almidón.

2 – Calentamos una sartén de unos 27 cm de diámetro a fuego medio con un dedo y medio —repetisssssión— de aceite de oliva virgen extra. Una vez que haya tomado temperatura, volcamos las patatas y las dejamos hacerse hasta que empiecen a dorarse. Tras 6-7 minutos, añadimos la cebolleta bien picada. En total, estarán en torno a 12 minutos. Salamos con moderación.

3 – Cascamos los huevos, los salamos ligeramente y los batimos enérgicamente. Volcamos las patatas escurridas en ellos y las dejamos empaparse durante unos pocos minutos.

4 – Retiramos casi todo el aceite sobrante de la sartén —dejamos unas gotas— y lo reservamos para otras preparaciones como guisos o fritos. Volcamos la mezcla de huevo batido, patata y cebolleta, y dejamos que la patata cuaje a fuego medio o medio-bajo durante unos 5 minutos.

5 – Colocamos encima de la sartén un plato plano lo suficientemente amplio como para cubrirla por completo y le damos la vuelta. Devolvemos con cuidado la tortilla a la sartén, que cubrimos con el plato, y dejamos cuajar otros 3-4 minutos. Si queremos, le podemos dar la vuelta de nuevo a la tortilla para que tome un poco más de cuerpo.

6 – Los tiempos de cocción van a gusto de cada uno, ya que hay gente que prefiere la tortilla más cuajada y gente a la que le gusta más babosa.

7 – Retiramos la sartén del calor y servimos la tortilla en un plato. También podemos esperar a que se asiente un poco. De nuevo, todo depende de cada uno.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top