Cooking D.I.Y.
21 de enero de 2013

Ingredientes

(Para 5):

— 250 g de mascarpone

— 24 mamones o, en su defecto, bizcochos savoiardi

— 3 huevos

— 1 taza de café cargado

— 4 cucharadas grandes de azúcar

— 2 cucharadas grandes de un licor al gusto

— Una pizca de sal

 

Tiramisù de Mamon tostado

Posiblemente, el nombre habrá suscitado risillas mal disimuladas, ceños fruncidos, extrañeza o, simplemente, indiferencia. Más de uno, casi con total seguridad, malpensará de mí, creerá que es una broma carente de gusto y cerrará el navegador. Otro, simplemente, pondrá en entredicho mi salud mental. No obstante, antes de darme por perdido, he de explicarme. ¿Qué es eso del mamon tostado? Ni más ni menos que unos bizcochitos dulces, muy parecidos a los savoiardi, que compré en una tienda de comida internacional. De un tiempo para acá, siempre que paso por Barcelona —lo cual, siendo honesto, ocurre muy a menudo—, me gusta parar en estos locales del Raval en los que hay todo tipo de productos variopintos que, irremediablemente, llaman la atención. De momento, ya tengo dos en mi posesión, este y otro que aparecerá en un futuro próximo. Mi idea era que fuera el acompañamiento de una fondue, pero, al ser dulce —lo cual comprobé en mis propias carnes con el quesazo ya untado en el bizcocho—, opté por preparar un tiramisù, donde no solo no desentona, sino que cumple un papel más que notable. Para aquellos que no lo encontréis, no hay nada más sencillo que sustituir los mamones por savoiardi.

1 – Separamos las claras de las yemas y montamos las primeras a punto de nieve junto con una pizca de sal. Reservamos.

2 – Calentamos agua en un cazo a fuego medio, colocamos encima un bol resistente al calor y echamos en él las yemas y el azúcar, que batiremos con unas varillas hasta que adquieran un color blanco y su textura sea más esponjosa, momento en el que agregamos e integramos el mascarpone. Es importante que el agua no llegue a hervir para que no se cocinen las yemas.

3 – Añadimos las claras montadas a la mezcla de las yemas con azúcar y mascarpone, y las integramos con movimientos envolventes, es decir, de arriba abajo. Agregamos 4 cucharadas grandes de café y reservamos.

4 – Mezclamos el licor con el resto del café.

5 – Colocamos una capa de mamones en el fondo del recipiente donde vayamos a montar el tiramisù y bañamos cada uno con un par de cucharadas de la mezcla del café con el licor. Agregamos una parte de la crema de mascarpone, la repartimos uniformemente y rallamos la mitad del chocolate por encima. Repetimos la operación, aunque ahora colocamos los bizcochos en dirección perpendicular —dentro de un plano horizontal, se entiende— a la anterior.

6 – Tapamos con film transparente y dejamos enfriar en la nevera durante un mínimo de 4 horas.

  • No hay tweets

Contactar

Top