Cooking D.I.Y.
02 de julio de 2011

Ingredientes

(Para 6 personas):
400 g de queso crema light
18 galletas (yo he usado de las digestivas)
1 sobre de gelatina de limón
1 lata de leche evaporada
1/2 rama de vainilla
60 g de mantequilla

Tarta de queso sin horno

Tenía muchas ganas de subir esta receta, ya que es uno de mis postres favoritos (junto con las torrijas de mi madre, la tarta de manzana, la leche frita y el tiramisù). Además, siempre suele gustar, con o sin mermelada de fresa, de arándanos o de cualquier fruta que os guste. Por último, el toque de limón es básico, y yo le añado también un toquecito de vainilla para que sea un poco más especial. Esta receta es bastante ligera, usa queso light y nada de azúcar, así que la puede comer cualquier persona que esté preocupada por mantener la línea. La saqué de internet, lo que pasa es que a veces soy muy olvidadizo, y no he copiado el link de donde la saqué, pero ya os digo yo que no es la que solía hacer antes, que era, por otro lado, mucho más pesada en cuanto a grasas y azúcar. Prefiero esta. Por último, sé que no es nada original presentar una tarta en un vaso, pero como dos amigas no iban a venir ayer a la comilona que hicimos en mi piso, pues les quise llevar una pequeña muestra para que sufrieran un poco.

1 – Machacamos las galletas o bien con la batidora o bien con un mortero. Derretimos la mantequilla en el microondas y la echamos por encima de las galletas. Removemos bien hasta que haya una mezcla homogénea y la colocamos en el fondo del recipiente en el que haremos la tarta. Aplastamos un poco para que quede nivelado, y lo metemos al congelador durante una hora para que solidifique bien.

2 – Mezclamos el queso crema con la leche evaporada hasta que no quede ningún grumo. Reservamos. Cortamos la rama de vainilla por la mitad con la ayuda de un cuchillo, con el que rascamos para sacar las semillas, y las añadimos a esta mezcla. Ponemos a calentar en un cazo un vaso de agua, y cuando esté hirviendo le añadimos el sobre de gelatina y movemos bien para que se disuelva del todo. Dejamos enfriar un poco y le añadimos medio vaso de agua fría, y lo añadimos a la mezcla del queso con la leche evaporada. Volvemos a mezclar del todo.

3 – Solo falta verter la mezcla en el recipiente con las galletas machacadas. Hay que dejarlo en la nevera de un día para otro, para que cuaje bien y coja muy bien el sabor. Como veis, nada de azúcar, solo la de la gelatina.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top