Cooking D.I.Y.
06 de junio de 2014

Ingredientes

(Para 

— 500 g de mascarpone

— 500 g de mató

— 250 g de yogur de limón

— 100 ml de leche

— 5 huevos

— 150 g de azúcar

— 350 g de galletas

— 90 g de mantequilla

— Una pizca de sal

— Mermelada de higos (opcional)

 

Incluye

Cooking abroad, Desayunos y meriendas, Dulces, Postres,

Música

Hearbeats - José González


Tarta de mascarpone y mató

ESTRÉS.

Estoy volcando la mezcla de quesos, yogur y huevos encima de las galletas trituradas con mantequilla y, sin previo aviso, empiezan a desprenderse del fondo del molde y a flotar. Paciencia, también conocida como tu mejor amiga. Horneo como si nada, veo que el resultado es, literalmente, una mierda —o una tortilla, según me comentan por el pinganillo— y decido empezar de nuevo. Cosa rara en mí porque ODIO los postres, pero haremos una excepción. Vuelvo a machacar las galletas y, en un momento de torpeza especialmente agudo, las tiro al suelo de la cocina sin darme cuenta. Paciencia y escoba, también conocidas como tus mejores amigas. Meto la batidora en el bol —después de ir al súper a por más queso, claro—, le doy caña y, ¡oh, sorpresa!, me salpica el brazo entero. Paciencia y servilletas, también conocidas tus mejores amigas. Menos mal que Hèctor ha vuelto a poner de moda a José González.

1 – Trituramos las galletas, las mezclamos con la mantequilla derretida, las esparcimos en el fondo de un molde redondo desmoldable de unos 30 cm de longitud y las apretamos con una cuchara para que el conjunto quede bien compacto. Tapamos con film transparente y lo metemos en el congelador una media hora.

2 – Precalentamos el horno a 175 ºC.

3 – Calentamos la leche junto con los dos yogures en un cazo. Cuando haya cogido un poco de temperatura, añadimos el azúcar y la integramos sin dejar que llegue a hervir.

4 – Sacamos los quesos de sus tarrinas, los metemos en un bol y añadimos la mezcla de yogures y leche, los huevos, una pizca de sal y mucho amor, que es como mejor se hacen las cosas. Metemos la batidora y trituramos sin piedad.

5 – Sacamos el molde del congelador y volcamos en él con mucho cuidado la mezcla cremosa. Metemos el molde en el horno con una lámina de papel vegetal encima y lo dejamos hacerse durante unas dos horas y media. Sí, has leído bien. Es mucho queso y necesita cocinarse. La tarta estará horneada cuando metamos un cuchillo en el centro y salga limpio.

6 – Sacamos la tarta del horno y la dejamos enfriarse. Después, nos ponemos tibios de la manera que más nos guste. En mi caso, con mermelada de higos. Ahí es .

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top