Cooking D.I.Y.
16 de junio de 2014

Ingredientes

(Para un mínimo de 6 benditos desayunos):

— 120 g de tahini

— 90 g de miel

— 30 g de cacao en polvo

 

Tahinomella

Sónar.

Ya vamos tarde, para variar. De hecho, es algo que se repite sin parar durante todo el festival. Eso sí, llegamos a los temazos. Moan con Trentemøller o Iron con Woodkid. Esta última, por cierto, la cantamos Hèctor y yo a todo pulmón mientras pegamos saltos de alegría y los pelos de los brazos se erizan como resultado de la inmensa felicidad del momento. Nos pasamos a Moderat y seguimos moviendo el esqueleto. Un par de birras y una visita al baño se cobran tres cuartazos de hora de nuestro preciado tiempo, pero conseguimos entrar justo a tiempo para empezar a darlo todo con Caribou. Juanma tiene una capacidad extraordinaria para irse a buscar amigos y luego aparecer en medio de la multitud como si nada. Me vienen unas ganas LOCAS de subirme a los coches de choque pero nadie me hace caso, aunque Hèctor me pega la bronca para que deje en paz el móvil. Cada uno va a su bola, evidentemente. Yo, a todo esto, al baño y a por más cerveza. Otra hora. Empieza a salir el sol cuando ya estamos en las últimas con Monki, que consigue animarnos hasta que dan las siete. A partir de ahí, decidimos irnos a casa con la promesa de desayunar paella en nuestras cabezas. Paramos en una cafetería cualquiera de Mistral a tomar un helado y un café mientras hacemos tiempo para que abran las tiendas. De repente, nos caemos de sueño porque —¡hey, sorpresa!— salimos de casa a las diez de la noche, así que déjate de hostias y vámonos ya a la cama, que el sol aprieta y mañana hay que seguir amortizando el abono completo.

1 – Trabajamos la miel con una cuchara para que coja un poco de temperatura y se vuelva más maleable.

2 – Añadimos el tahini y lo mezclamos por completo.

3 – Incorporamos el cacao.

4 – Untamos en un par de tostadas y somos felices.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top