Cooking D.I.Y.
30 de octubre de 2011

Ingredientes

(Para 5):
600 g de carne de morcillo
10 champiñones pequeños
3 zanahorias
3 ramas de apio
2 cebollas
2 dientes de ajo
1 pinta de ale
3 cucharadas pequeñas de harina de trigo
2 cucharadas soperas de mantequilla
2 cucharadas pequeñas de bovril (opcional)
3 ramas de tomillo

Para el puré de patatas:
3 patatas medianas-grandes
Leche, sal, pimienta y mantequilla al gusto
70 g de queso rallado

Steak ‘n ale stew + mashed potatoes

¡Saludos! Soy un apasionado de la comida británica. Creo, sinceramente, que está muy infravalorada y, la verdad, muchos ingleses no ponen de su parte para cambiar de parecer al resto del mundo. Sin embargo, hay varios hechos que desde hace unos años me han ido desmontando la teoría de que en el Reino Unido no se come bien:

1 – Mi chef favorito, Jamie Oliver, es británico.
2 – Toda cultura tiene una tradición culinaria importante, ya que la alimentación es uno de los pilares básicos culturales.
3 – El año que viví en Manchester pude comprobar de primera mano lo bien que comen los ingleses cuando se meten en la cocina. Otra cosa es que se metan en la cocina.

Aparte de otras experiencias en Londres y Edimburgo, el primer sabor típicamente británico que me viene a la cabeza es una cottage pie que comí en casa de Adam, un muy buen amigo de Manchester. Era domingo, un día que suele ser muy importante para mucha gente en el Reino Unido, ya que es cuando de verdad comen bien, ya sea en casa o fuera (como en un pub, donde os aseguro que podéis probar platos típicamente británicos sorprendentes). Hoy, os traigo mi humilde homenaje a esa cultura (y, por extensión, gastronomía) a la que tanto cariño le tengo. Sin embargo, he de decir que para esta receta he mezclado dos platos, la cottage pie antes mencionada, y la steak ‘n ale pie, mi segundo plato favorito de la cultura británica (el primero es el Sunday roast, por si os interesa). Es decir, he aplicado el guiso de la steak ‘n ale pie a la idea de hornearlo con una capa de puré de patata y queso por encima. Por otro lado, ¿qué es la ale? Es un tipo de cerveza que se consume mucho en el Reino Unido. Es bastante fácil de encontrar en España, ya que yo la he visto en varios supermercados, pero si queréis usar una cerveza negra o, incluso, una normal, podéis usarla. Eso sí, aconsejo usar una buena ale británica o una Guinness.

Hay que tener en cuenta que este plato es bastante contundente, así que aconsejo comerlo como plato único. Si acaso, se puede acompañar de algunas verduras cocidas, como guisantes.

1 – Picamos muy finamente la cebolla y la empezamos a sofreír junto con el tomillo en una cacerola amplia con un poco de aceite de oliva. Pasados unos 15 minutos, añadimos el año picado, la mantequilla y la harina, dejándola hacerse pero con cuidado de que no se queme. Después de un par de minutos, añadimos el apio y la zanahoria picados, y los campiñones cortados en cuartos junto con la carne, cortada en cubos. Damos un par de vueltas y añadimos la ale y el bovril. Si vemos que el líquido no cubre los ingredientes, añadimos un poco de agua, pero solo tiene que cubrirlos, no sobresalir. Dejamos cocer a fuego medio-bajo durante un mínimo de una hora y media, removiendo de vez en cuando.

2 – Ponemos a cocer las patatas peladas y cortadas en trozos. Una vez que estén blandas, las escurrimos y las machacamos y, si queremos, les podemos añadir mantequilla, sal, pimienta y leche para hacer un puré más cremoso. Reservamos.

3 – Precalentamos el horno a 210º C. En un recipiente apto para el horno y no demasiado grande, colocamos el guiso primero, hasta formar una capa de unos dos dedos de grueso, y vamos poniendo por encima el puré de patata, formando también una capa de unos dos dedos de grueso. Por último, añadimos el queso rallado por encima y horneamos durante 10 minutos o hasta que esté gratinado.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top