Cooking D.I.Y.
28 de enero de 2013

Ingredientes

(Para 6):

— 750 g de jarrete de ternera cortado en cubos de unos 2 cm

— 1 pinta (470 ml) de ale británica

— 2 placas de hojaldre

— 2 zanahorias

— 1 pimiento verde grande

— 1 cebolleta

— 4 chalotas

— 3 ramitas de apio

— 1 pastilla de caldo de carne

— 1 cucharada grande de harina

— 2 tiras de piel de naranja

— 2 cucharadas grandes de salsa Worcestershire

— Sal y pimienta

— Aceite de oliva virgen extra

 

Incluye

Carnes, Cooking abroad, Masas, Segundos, Verduras,

Música

Getting Down - The Kills


Steak & ale pie

¿Se come mal en el Reino Unido? Sin duda, esta es una pregunta cuyo número de respuestas negativas supera al de las positivas de una manera apabullante. Conozco a unos cuantos españoles que han vuelto asqueados de allí, quejándose de la deficiencia de la comida que les servían y llenándose la boca con lo mucho que echaban de menos la gastronomía patria. Los mismos, por cierto, que se agolpan en los establecimientos de comida rápida cada lunes y cada martes. Los mismos, también, que prueban una tapa deficiente de un bar cualquiera y se relamen mientras dicen esa frase tan trillada, «como en España, en ninguna parte». Los mismos, además, que responden «ni puta idea» cuando les pregunto si conocen algún plato de allí. Con esto, no pretendo tanto buscar un blanco fácil como poner en entredicho algo tan subjetivo como el gusto de las personas. Obviamente, cada uno tiene el suyo y es muy libre de paladear lo que le venga en gana, pero lo que no puedo aceptar es que me sangren los oídos cada vez que escucho a alguien soltar una opinión negativa de la comida británica sin ni siquiera haberla conocido. ¿Qué solución hay? Nada más sencillo que buscar un buen pub en la ciudad inglesa en la que te encuentres, ir un domingo, pagar un módico precio y comer bien hasta reventar. Después, podremos hablar largo y tendido del tema. Hasta entonces, so long, Marianne.

Por cierto, esta es una receta que preparé con motivo de mi cumpleaños —clap, clap, clap—. Le tengo un cariño especial porque me recuerda muchísimo a algunos buenos amigos de Manchester que me tenían muy malacostumbrado y preparaban todos los domingos banquetes realmente pantagruélicos con tal de tenerme contento. Un día, me descubrieron este bendito pastel y mi vida cambió. No es para menos. Desde entonces, he probado a hacerlo y hacerlo hasta dar con el punto que, según recuerdo, se parece más a lo que allí comía. Si no es posible echarle el guante a una ale, se puede utilizar cerveza fuerte.

1 – Salpimentamos la carne y la doramos en una olla calentada a fuego fuerte con un chorrito de aceite de oliva virgen extra. La retiramos, al igual que los jugos que haya soltado, y la reservamos.

2 – Añadimos un poco más de aceite a esa misma olla y sofreímos en él las verduras bien picadas y salpimentadas junto con las tiras de piel de naranja, la salsa Worcestershire y la pastilla de caldo durante unos 15-20 minutos.

3 – Hacemos un hueco entre las verduras, añadimos un poco más de aceite y la harina. Dejamos que se tueste ligeramente, removemos bien, devolvemos la carne a la olla y mojamos con la ale, los jugos de la carne y agua hasta cubrir. Cuando suba el hervor, bajamos el fuego y lo tenemos cociendo suavemente durante unas tres horas. Después, lo pasamos a un recipiente, esperamos a que se atempere, lo tapamos con film transparente y lo dejamos en la nevera de un día para otro.

4 – Encendemos el horno a 180º C con calor arriba y abajo. En un molde apto, que untamos con mantequilla, colocamos una de las placas de hojaldre, asegurándonos de que se adapta bien a la forma de dicho molde. Pinchamos el hojaldre con un tenedor y lo metemos al horno durante unos 15 minutos.

5 – Sacamos el molde del horno, volcamos el guiso en él y lo tapamos con la otra placa de hojaldre, que enganchamos con la que ya se ha horneado. Hacemos unos ligeros cortes en forma de rombos en la parte superior, lo pintamos todo con huevo batido y lo metemos de nuevo en el horno, donde estará hasta que se haya tostado la tapadera. En mi caso, fueron unos 45 minutos.

6 – Sacamos el pastel del horno, lo dejamos reposar un cuarto de hora y lo servimos.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top