Cooking D.I.Y.
18 de mayo de 2012

Ingredientes

(Para 2):
200 g de spaghetti
70 g de setas y champiñones (yo he usado congelados)
5 ajos tiernos
16 espárragos
400g de mejillones (pesados con concha)
Aceite de oliva
Sal y pimienta

Para el pesto:
6 g de perejil fresco (un puñado)
20 cebollinos
40 g de queso parmesano rallado
2 dientes de ajo
30 g de nueces peladas
4 cucharadas grandes de aceite de oliva

Spaghetti con pesto y mejillones

Un problema que le encuentro al pesto es que me suele sentar como un tiro. Normalmente, una sola cucharada de esta maravillosa y riquísima salsa italiana me tiene toda una tarde (o un día entero, si lo he tomado en un bocadillo para desayunar) con ardores de estómago dignos de los mejores tacos envenenados zacatecanos. Sin embargo, creo que he dado con un pequeño truco que consigue quitarle fuerza al pesto: dorar el ajo en aceite de oliva. Aparte, este no es un pesto tradicional, ya que lo he preparado con perejil, cebollino y nueces, en vez de con los tradicionales piñones y albahaca. De todas maneras (y si no me equivoco), es una salsa que se puede hacer casi con cualquier hoja verde.

1 – Para hacer el pesto: Echamos un chorro de aceite de oliva en una sartén a fuego medio y doramos los ajos enteros, golpeados con la hoja del cuchillo. Los retiramos, los pelamos y los añadimos al vaso de la trituradora. Agregamos el perejil, el cebollino, las nueces y el parmesano, y trituramos hasta obtener una pasta que no sea puré, en la que se distingan pequeños trozos. Añadimos aceite de oliva y reservamos.

2 – En el aceite en el que doramos los ajos, sofreímos los ajos tiernos y, una vez empiecen a transparentar, añadimos las setas y los champiñones. Salpimentamos ligeramente y dejamos que se hagan durante 8 minutos.

3 – Cortamos los espárragos en trozos de no más de 3 centímetros y los añadimos a la sartén. Dejamos que se hagan por espacio de 5 minutos.

4 – Lavamos los mejillones, es decir, les limpiamos toda la suciedad que tengan en las conchas y les arrancamos las barbas tirando hacia atrás, no hacia adelante. Los incorporamos inmediatamente a la sartén, los salteamos hasta que se abran y lo retiramos del fuego. Desechamos los que no se hayan abierto y le quitamos la concha a los que sean comestibles.

5 – Cocemos la pasta en abundante agua hirviendo con sal gorda (sin aceite de oliva, gracias). Cuando queden dos minutos para que esté al dente, reservamos un cuenco del agua, colamos la pasta y la añadimos a la sartén.

6 – Agregamos el pesto, salteamos la pasta, añadimos un poco del agua de cocción en caso de que la pasta esté demasiado dura y servimos inmediatamente.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top