Cooking D.I.Y.
13 de septiembre de 2013

Ingredientes

(Para 2):

— 200 g de spaghetti

— 1 berenjena mediana

— 1 tomate DECENTITO

— 3 puñados de rúcula

— 3 dientes de ajo

— 2 arenques ahumados

— 1 cayena

— Sal y pimienta

— Aceite de oliva virgen extra

 

Spaghetti con berenjenas, tomate, rúcula y arenques ahumados

El miércoles, cuando Hèctor, Juanma y yo volvíamos del chino de Ali Bei después comer lo suficiente como para sobrevivir sin probar bocado durante un par de años, pasamos por delante de una heladería italiana muy curiosa que Cosma había recomendado hace tiempo —y que ya había probado, no vamos a engañarnos—, por lo que entré a por un helado que ayudara a hacer la digestión más agradable. En uno de los mostradores tenían una especialidad siciliana que he querido probar desde que Irene me habló de ella: un brioche caliente con una bola de helado. A pesar de la tentación, fui capaz de NO pedirlo y reservarme para otro momento en el que mi estómago esté más a tono. ¿Qué tiene que ver esto con la pasta? Nada más allá de que está ligeeeeeeramente basada en una que se prepara en la isla italiana con —si no recuerdo mal— atún, tomate y berenjena. Lo dicho, todos locos.

P. D. Ciao, bella!

P. D. 2 Recuerda que estamos de concurso. La santa (voluntad) vuelve por una noche y puedes ser uno de los afortunados ganadores de una plaza para dos. ¿Te lo vas a perder? ¡Corre, tienes hasta el lunes!

1 – Sofreímos en una sartén precalentada a fuego medio con un chorro generoso de aceite de oliva virgen extra los ajos laminados, la cayena partida por la mitad y la berenjena cortada en cubos. Salpimentamos y lo dejamos 15 minutos. Si vemos que la berenjena chupa todo el aceite y hace falta más, podemos añadir, aunque con moderación.

2 – Cocemos los spaghetti hasta que estén al dente. En ese momento, los colamos —sin olvidarnos de guardar un cazo del agua de cocción— y reservamos.

3 – Agregamos el tomate troceado y la rúcula a la sartén. Lo dejamos hacerse 5 minutos y añadimos la pasta junto con la mitad del queso rallado. Salteamos durante un par de minutos y mojamos con una parte del agua de cocción reservada si vemos que la salsa queda un poco seca.

4 – Servimos la pasta en un par de platos y, por último, disponemos los trozos de arenque ahumado y el resto del queso rallado.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top