Cooking D.I.Y.
28 de noviembre de 2012

Ingredientes

(Para 4):

— 2 zanahorias

— 1 boniato mediano

— 1 patata mediana

— 40 g de espinacas frescas (3 puñados generosos)

— 2 lonchas de buen bacón o tocineta

— 1 cebolla mediana

— 2 dientes de ajo

— 1 pastilla de caldo (en mi caso, de ternera)

— 2 cucharadas grandes de perejil fresco picado

— 1 cucharada grande de polenta

— 3 cucharadas grandes de queso rallado

— Sal y pimienta

— Aceite de oliva virgen extra

 

Incluye

Carnes, Cooking abroad, Primeros, Sopas y cremas, Verduras,

Música

Irene - Caetano Veloso


Sopa naranja

El frío empieza a hacerse notar. Cierro el libro, me anudo bien el pañuelo, bajo del tram y me enfrento al aire que sopla en Castellón. «Y eso que todavía no ha llegado el de verdad», pienso. Después de un par de minutos andando, empieza a llover. Mierda. Dado que me gusta dramatizar bastante todos los eventos que tienen lugar en mi vida, maldigo —precioso verbo— el hecho de haberme dejado el paraguas en casa, refunfuño, aprieto dientes y puños, y sigo caminando. Siempre hacia delante, que es donde está lo bueno. Me cruzo de acera cuando veo al dueño irresponsable de un perrazo pasear a su animalito sin correa ni bozal. ¿Quién pasea a quién? ¿Cuál de los dos lleva los pantalones en esa relación, la bestia bípeda o la cuadrúpeda? Me aterrorizan los perros, lo admito. Los grandes, violentos y, sobre todo, sin bozal, más todavía. Por suerte, se alejan, así que el miedo se evapora en un par de segundos y consigo visualizar mi objetivo, que no es más que llegar al piso, soltar mochila y abrigo, y servirme un cuencazo de sopa para recomponerme. Después, que venga lo que tenga que venir.

No se equivocaba David al darnos la combinación ganadora de la lotería. Yo he apostado por ella y ahora mismo soy rico. Rico de felicidad, claro.

1 – Pelamos y cortamos en cubos de 1 cm —aproximadamente— la patata, la batata y las zanahorias. Aparte, pelamos y picamos finamente la cebolla y el ajo. Cortamos el bacón en tiras de no más de 1 cm de ancho.

2 – Calentamos a fuego medio-fuerte una olla amplia y profunda. Añadimos un chorrito de aceite de oliva virgen extra e incorporamos el bacón. Una vez que haya perdido un poco de grasa, agregamos la cebolla y el ajo. Salpimentamos ligeramente, bajamos el fuego a medio y rehogamos unos 5 minutos sin dejar de remover para que no tomen color.

3 – Añadimos el resto de las verduras, volvemos a salpimentar ligeramente y las rehogamos durante unos 10 minutos. De nuevo, sin dejar que tomen color. Para ello, es importante que el fuego no sea demasiado alto y remover constantemente.

4 – Añadimos la pastilla de caldo y mojamos con un litro de agua. Subimos el fuego y, cuando suba el hervor, lo bajamos a medio para que este sea pausado.

5 – Cuando hayan pasado unos 15 minutos, añadimos la polenta y las espinacas, que habremos lavado, para eliminar toda la tierra que tengan, y picado. Lo dejamos cocer 5 minutos más, probamos la dureza de las verduras y añadimos el queso rallado si estas están en su punto.

6 – Servimos la sopa en un tazón y la acompañamos de un capítulo de The Sopranos.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top