Cooking D.I.Y.
19 de mayo de 2014

Ingredientes

(Para 4):

— 800 g de sandía sin piel ni pepitas

— 3 tomates maduros

— 1 chile fresco

— 1 cucharada pequeña de curry

— 45 ml de aceite de oliva virgen extra

— 25 ml de vinagre de Jerez

— 1 burrata de 250 g

 

Incluye

Cooking abroad, Entrantes, Primeros, Sopas y cremas, Vegetariano,

Música

Sound of Everything - Quantic & Alice Russell


Sopa de sandía, chile y curry

 

Por primera vez en mucho tiempo, no ganó el más rico, el que más influencia gasta en la Federación, el de las ostras y el champán —también aceptamos cava en la ecuación—, el más guapo, el más glamuroso o el que más pasiones levanta entre el público adolescente. Ganó el de barrio, el de menú de once euros en el bar a las tres de la tarde del miércoles, el de chatos de un vino anónimo de Valdepeñas, el de llegar con trabajo allá donde el presupuesto no da ni para aparcar, el de las gargantas destrozadas que animan a pesar de ir perdiendo y el que conoce los sinsabores de jugar en Segunda. Ganó el Atleti. Vaya si ganó…

1 – Cortamos la sandía, la despepitamos y la metemos en el vaso de la batidora junto con los tomates, también cortados y, si la pereza causada por la resaca asociada a la celebración del título de liga de tu equipo —que llevaba dieciocho años sin ganarlo— no te lo impide, despepitados. Eso sí, take it easy, tiger. Además, abrimos el chile por la mitad, retiramos las semillas —muy recomendable si no queremos morir con la lengua carbonizada—, retiramos el pedúnculo y lo añadimos al vaso de la batidora.

2 – Trituramos bien, incorporamos una parte —aproximadamente, tres cuartos— del aceite de oliva virgen extra y el vinagre, añadimos el curry, salamos ligeramente y volvemos a triturar. Probamos, rectificamos el punto que sea necesario y ya podemos meter la sopa tapada en la nevera durante un par de horas.

3 – Sacamos la sopa de la nevera y la servimos en cuatro cuencos.

4 – Abrimos la burrata, escurrimos el suero y la cortamos en cuatro trozos con un cuchillo. Servimos cada uno de ellos en un cuenco de sopa y ya podemos ponernos tibios.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top