Cooking D.I.Y.
11 de abril de 2014

Ingredientes

(Para 4):

— 700 g de espárragos blancos frescos

— 10 calçots

— 850 ml de caldo de verduras

— 250 ml de leche

— 2 dientes de ajo

— 1 ramita de romero

— 2 cucharadas grandes de perejil fresco picado

— 1 cucharada grande de mantequilla

— 1 cucharada grande de azúcar

— Sal y pimienta

— Aceite de oliva virgen extra

 

Sopa de espárragos blancos y calçots

No hay que fiarse de quien dice no tener ningún referente. En primer lugar, miente como un bellaco —por no decir como un auténtico cabrón—. En segundo, peca de falta de humildad como un dictador acomplejado, pues todo el mundo —absolutamente todo, de aquí no escapa nadie por mucho que quiera— necesita uno que sirva de guía para el momento fatídico en el que se acabe la gasolina y no se sea capaz de hilar más de dos palabras —una mal escrita, por cierto— para producir algo que bien podría calificarse como una verdadera mierda. Vuelta a rascar papel —este es un clásico—, a la desesperación, a golpear la mesa, a tirarse de los pelos, a la inseguridad, al cabreo y a las ganas de acabar con todo. Vuelta a las andadas, al fin y al cabo. En medio de uno de estos quilombos de biblical proportions, allá por 2012, cayó en mis manos Con la cocina no se juega, de David de Jorge. A partir de ese momento, me di cuenta de dos cosas. La primera es que todo lo que había escrito hasta entonces era una porquería y no podía hacer nada para cambiarlo. La segunda es que todo lo que escribiera a partir de ese instante lo seguiría siendo, pero al menos era consciente de ello, así que tenía margen de maniobra.

P. D. Va, sí, ya paro de espárragos y calçotsbut only for a little while.

P. D.2 ¿No hay calçots? Tampoco problema, pues se pueden usar tres cebolletas bien hermosas en su lugar.

1 – Doblamos el tallo de los espárragos por la parte superior para partir las yemas, que reservamos, y cortamos el resto a cuchillo en trozos no más largos de 2 centímetros.

2 – Cortamos los calçots y los sofreímos en una olla profunda a fuego suave con la mantequilla y un chorrito de aceite de oliva virgen extra durante, aproximadamente, 40 o 45 minutos. En este tiempo, añadiremos un poco de agua para que no se peguen ni se quemen en el fondo y para que se cocinen con el vapor. A mitad de cocción, agregamos los ajos picados y la ramita de romero.

3 – Mientras tanto, calentamos una olla con agua y, cuando rompa a hervir, añadimos el azúcar y un poco de sal. Cocemos las yemas unos 5 minutos y el resto de los tallos alrededor de 16, y los pasamos a agua fría para cortar la cocción. Después, añadimos los tallos a la olla con la cebolla rehogada y reservamos las yemas.

4 – Mojamos con el caldo y dejamos cocer alrededor de 10 minutos. Después, agregamos el perejil picado y la leche, retiramos el romero y trituramos a conciencia para picar tanta fibra del espárrago como podamos. Probamos, rectificamos los puntos de sal y pimienta, servimos en platos y, para terminar, colocamos las yemas reservadas por encima.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top