Cooking D.I.Y.
05 de marzo de 2012

Ingredientes

(Para 1):
200 ml de kéfir
1 kiwi
1 cucharada grande de copos de avena
2 cucharadas pequeñas de mermelada de frutos del bosque
1 cucharada grande de miel
1 trozo de una rama de romero

Smoothie de kéfir y kiwi

El otro día, Manu CatMan publicó un smoothie de fresas que me provocó un antojo terrible e hizo que se tambalearan los cimientos de mi relajada vida. Salí corriendo a la cocina en busca de algo que pudiera servirme de sucedáneo temporal y, al ver que no había nada (entiéndase un yogur de beber), mis ojos se posaron sobre un kéfir embotellado que venden en algunos supermercados, así como en unos kiwis. Como a veces mi capacidad de deducción llega a niveles humanos, es posible que se produzca en mi cerebro una pequeña asociación de ideas, que es exactamente lo que me ocurrió en ese momento. En ocasiones, es incluso factible que se produzca una pequeña chispa de ingenio, como la que me hizo pensar que estaría bien añadirle un poco de mermelada y (¿quién dijo miedo?) una pequeña rama de romero. Ahí se queda la cosa, os ruego que dejéis las preguntas para el momento post-degustación.

1 – Si no tenéis kéfir, bien podéis usar leche o, incluso, yogur griego rebajado con leche. Lo volcamos en el vaso de la batidora junto con el kiwi, pelado y cortado en trozos, la mermelada, la miel y los copos de avena. Batimos hasta que todos los ingredientes se hayan integrado bien y, atención, aquí viene el quid de la cuestión: reducimos al mínimo la potencia de la batidora, añadimos el romero y volvemos a darle acción al asunto, con cuidado de que no se triture el romero, porque tendremos fiesta. Dejamos reposar 5 minutos, retiramos el romero y servimos.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top