Cooking D.I.Y.
21 de noviembre de 2012

Ingredientes

(Para 1):
— 2 rebanadas de un buen pan de molde
— 3 cucharadas grandes de requesón
— 7 hojas de espinaca fresca
— Mostaza de Dijon
— 1 limón lavado
— Sal y pimienta
— Aceite de oliva virgen extra

 

Sándwich de espinacas y requesón

Si de cada 7 mañanas que tiene la semana no dedicamos ninguna a desayunar algo especial, vamos muy mal. Desayunar bien y variado es, posiblemente, uno de los mayores placeres que esta vida nos puede proporcionar, junto con explotar el plástico de bolitas, meterse un puñado de pistachos pelados en la boca o quedarse leyendo hasta las 3 de la madrugada. Si ya nos traen la colazione —que dicen los italianos— a la cama, es el recopetín. No obstante, no siempre es posible, así que cada uno tiene que autoabastecerse y procurar desplegar un pequeño festín digno de Obélix. Para ello, podéis cascar un par de huevos, batirlos, salpimentarlos —generosos con la pimienta—, pasarlos por una sartén en la que haya una nuez de mantequilla y, posteriormente, darles una textura más cremosa con mascarpone. Si no, podéis picar una cantidad indecente de fruta, mezclarla con queso cottage, añadir avena, un par de cucharadas de miel y semillas de sésamo. Por otro lado, os queda la receta de hoy, cuya sencillez es casi insultante. Si os va la mostaza, os chiflan las espinacas y os gusta ese toque tan italiano del requesón con cáscara de limón rallada, habéis topado con una propuesta que os pondrá.

1 – Lavamos bien el limón, rallamos su piel y la mezclamos con el requesón, un poco de aceite de oliva virgen extra y pimienta molida. Removemos y reservamos.

2 – Si somos un poco viciosos, untamos una rebanada de pan con mostaza. Si no tenemos perdón, untamos ambas.

3 – Aliñamos las espinacas con un chorrito de aceite de oliva virgen extra, sal y unas gotas de zumo de limón. Removemos bien.

4 – Montamos el sándwich y nos disponemos a zamparnos un desayuno pistonudo.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top