Cooking D.I.Y.
24 de mayo de 2011

Ingredientes

(Para 2 litros):
— 4 tomates grandes maduros
— 1/2 ajo pelado
— 130 g de pan mojado
— 3 cucharadas soperas de vinagre de manzana
— 150 ml de aceite de oliva virgen extra
— 3 cucharadas pequeñas de sal

Para el acompañamiento:
— 1 huevo duro
— 2 lonchas de jamón serrano

 

Salmorejo de cumpleaños para Bob

Si yo fuera Bob Dylan, hoy sería mi cumpleaños. Me levantaría, iría al baño, me lavaría la cara, haría pis, me lavaría las manos, iría a la cocina, abriría la nevera y estoy seguro de que nada me haría más ilusión que encontrar una olla llena de salmorejo de la que colgara mi tarjeta de felicitación. No sé yo si Bob estará muy de acuerdo con mi versión de un cumpleaños perfecto, pero todos asentiremos con la cabeza, pretenderemos que así es y punto en boca. Es más, volviendo a mi utopía de ser Bob Dylan —como aquella genial película, Being John Malkovich—, me iría al armario, sacaría un par de rebanadas de pan del bueno, las tostaría, las untaría con salmorejo y coronaría una con huevo duro hilado y jamón serrano, y la otra con bacalao ahumado, pepinillos y alcaparras. ¡Hey, es mi cumpleaños, me merezco currarme la primera, la segunda, la tercera y todas las comidas del día que quiera!

1 – Ponemos el huevo en un cazo, lo cubrimos de agua y lo llevamos al calor. Cuando el agua rompa a hervir, contamos 10-12 minutos y el huevo estará hecho. Después, lo pasamos por agua fría y lo dejamos refrescarse.

2 – Escaldamos el ajo y los tomates, sin pedúnculo y a los que les habremos hecho un corte en forma de cruz en la base, durante 30 segundos en abundante agua hirviendo. Así, el primero perderá un poco de fuerza y los segundos se pelarán mucho más fácilmente.

3 – Pelamos y picamos los tomates. Los pasamos a la jarra de la batidora junto con el resto de ingredientes. En caso de que no quepan bien, lo hacemos en dos tandas. Trituramos, probamos y corregimos el sabor necesario.

4 – Eliminamos las pepitas y las pieles presentes en el salmorejo con ayuda de un pasapurés y lo reservamos en la nevera por espacio de unas horas.

5 – Pelamos el huevo, lo cortamos en cuartos, lo pasamos por un colador fino y reservamos. Aparte, cortamos el jamón lo más finamente posible. Para acabar, servimos el salmorejo, adornamos con el huevo y el jamón y rematamos con unas gotas de aceite de oliva virgen extra.

 

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top