Cooking D.I.Y.
06 de enero de 2012

Ingredientes

140 g de masa madre
340 g de harina de panadería
120 g de leche infusionada (piel de naranja, canela, etc.)
80 g de azúcar
Ralladura de un limón
15 g de levadura fresca
70 g de mantequilla
2 huevos
Una pizca de sal
1 huevo batido para darle brillo
Almendras, frutas confitadas, etc.

Roscón de Reyes de Ibán Yarza

¡Buenos días! Aunque en mi familia no somos muy de Reyes Magos porque nos gusta más Papá Noel, os deseo un GRAN día de Reyes. Ojalá que hayáis sido buenos, que os hayáis unido a la iniciativa #pequeavatar de @SandeeA en Twitter, que vuestros regalos hayan incluido poco carbón y mucha felicidad y, al fin y al cabo, que estéis disfrutando de estos últimos días de vacaciones. Como soy original de narices, pues aquí estamos con un rosconcito, qué le vamos a hacer. Eso sí, rompo una lanza en favor de este pan-bollo tan delicioso. No seré de Reyes, pero soy MUY fan de un buen roscón (sin nata montada, eso sí).

He de comentar que esta receta, como algunas otras tantas, la he hecho en la compañía de mi madre, que muchas veces me echa más de una mano y me da muy buenos consejos. Le mando todo mi cariño. Como veréis más adelante, he tenido que preparar masa madre para la elaboración, pero tranquilos, que colgaré la receta en una entrada aparte y la iré complementando poco a poco con más recetas de masa madre, o puede que cuelgue diferentes recetas de masa madre, ya veré, según me venga la inspiración. Lo último que quiero comentar es que esta receta se la he copiado (coma por coma) a Ibán Yarza y David de Jorge de cuando la hicieron en Robin Food, y si no he alterado nada de ella es porque no me atrevía a innovar estando con una cosa tan seria entre manos (me habéis pillado con las manos en la… casi). ¿Empezamos?

1 – Infusionamos la leche con la piel de naranja, la de limón y el trocito de canela y dejamos templar. Mientras, vamos mezclando los ingredientes secos con la masa madre, la ralladura de limón y, por último, los huevos y la leche. Como dice Ibán Yarza, es mejor echar el líquido poco a poco e ir corrigiendo con leche, no con harina, para no alterar las medidas de la receta. Nos tiene que quedar una masa pegajosa al tacto que amasaremos durante unos 3 o 4 minutos, tras lo cual le añadiremos la mantequilla, seguiremos amasando otros 10 minutos y, después, la dejaremos reposar en un bol con un paño por encima.

2 – Una vez transcurrida una hora u hora y media, veremos cómo ha crecido. En este punto, tenemos que volver a amasarla ligeramente (un minuto, más o menos), dejar reposar otros 10-15 minutos y después ya podremos darle la forma de roscón. Formamos una bola y empezamos a hacer el agujero central con ayuda de nuestros dedos. Después, vámos dándole la forma al roscón haciéndolo girar en nuestras manos como si fuera una correa (recomiendo ver el vídeo porque mi explicación es un poco chufa). Colocamos en la bandeja del horno sobre papel vegetal, escondemos la sorpresa (si es que la hay) y pintamos con huevo. Dejamos reposar de nuevo con un paño por encima.

3 – Una vez pasada otra hora, comprobaremos que la masa ha vuelto a crecer. Precalentamos el horno a 220º C, le damos una segunda capa de huevo batido con el pincel y colocamos por encima todo el atrezzo que nos venga en gana: mi madre y yo hemos puesto naranja confitada (por ella misma), almendras, azúcar moreno y trocitos de papaya. Por último, horneamos a 180º C durante unos 15-20 minutos, cuidando de que no se queme. Si vemos que se tuesta demasiado, se puede poner papel aluminio por encima. Dejamos enfriar y listo, ¡a comer!

¡Feliz Día de Reyes!

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top