Cooking D.I.Y.
17 de enero de 2014

Ingredientes

(Para 3):

— 150 g de carne de gallina del cocido

— 200 de boniato del cocido

— 400 g de garbanzos del cocido

— 300 g de calabaza del cocido

— 100 g de chirivía del cocido

— 3 dientes de ajos

— 1 cucharada grande de pimentón de la Vera

— 3 cucharadas grandes de sofrito de tomate (tomate triturado, cebolla, ajo y pimiento verde)

— 2 cucharadas grandes de perejil fresco

— 150 ml de caldo del cocido (opcional)

— Sal y pimienta

— Aceite de oliva virgen extra

 

Incluye

Carnes, Prêt-à-porter, Segundos, Verduras,

Música

Golden Arrow - Darkside


Ropa vieja

Como la camiseta de Batman de hace casi cuatro años que dejé en el olvido de mi armario de Sevilla hasta que la recuperé en verano para que viviera una segunda juventud —y vaya si la está viviendo—. Ropa vieja, como el sofá que compramos en un rastro y nos ha dado tardes, noches y hasta mañanas de comodidad sin igual. Ropa vieja, como la sartén que me traje de Castellón y terminó aportando un toque de teflón a todo aquello que entraba en contacto con su superficie. Acabó en la basura, la muy traidora. Ropa vieja, como el edredón que me regaló Juanma porque su cama era individual y tras la mudanza no podía darle uso. Dormir en él es sentir CALOR mientras veo cómo en el techo del cuarto, helado a más no poder, empiezan a aparecer carámbanos. Ropa vieja, como los discos de John Frusciante, The White Stripes, Arctic Monkeys, The Doors —a pesar de seguir siendo mi grupo favorito— y The Tallest Man On Earth, que he ido dejando en el olvido para meter mano a Gregory Porter, Alabama Shakes, Timber Timbre o Nina Kraviz. Ropa vieja, como la lechuga, la remolacha, la zanahoria, el yogur o el queso rancios, pochos, caducados o mohosos que siguen pululando por mi, tu, su y —me atrevería a decir que— cualquier nevera del mundo. Ropa vieja, sucia, gastada y llena de pintura, como dos pantalones marrones, uno negro, una sudadera gris con un estampado de moscas y una mancha blanca de lejía —mola a más no poder, tú—, una camiseta de manga larga y una rebeca azul de andar por casa. Ropa vieja, como la que se hace con los restos del cocido.

1 – Calentamos en una sartén amplia a fuego medio un chorro generoso de aceite de oliva virgen extra y doramos en él los ajos enteros sin dejar que se quemen.

2 – Mientras los ajos toman color, picamos la carne de gallina, la calabaza y la chirivía con el cuchillo.

3 – Agregamos el pimentón a la sartén, lo removemos unos segundos y agregamos el sofrito de tomate junto con los garbanzos y la gallina. Lo salteamos un par de minutos, agregamos la chirivía y la calabaza, salpimentamos y lo dejamos cinco minutos más a fuego bajo. Si está un poco seco, podemos hacerlo más meloso añadiendo un poco de caldo del cocido caliente.

4 – Servimos en tres platos y espolvoreamos por encima un poco de perejil fresco picado.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top