Cooking D.I.Y.
05 de marzo de 2014

Ingredientes

(Para 4):

— 450 g de ravioli (en mi caso, rellenos de ricotta y espinacas)

— 350 g de butifarra fresca

— 250 g de portobelo

— 60 g de queso parmesano rallado

— 2 dientes de ajo

— 1 guindilla cayena

— 2 cucharadas grandes de perejil fresco picado

— Sal y pimienta

— Aceite de oliva virgen extra

 

Incluye

Pastas y arroces, Primeros,

Música

Hurry on Now - Alice Russel


Ravioli con butifarra y portobelo

Alergia

Alergia a restaurantes mainstream de comida rápida. Deseo con toda mi alma que desaparezcan de la faz de la Tierra y a sus dueños los fagocite una pobreza de espíritu tan grande que no sean capaces de recuperarse de ella y dediquen el resto de sus vidas a reparar el daño hecho. Alergia a empresarios que compran productos de otros países y luego, en el pack, te ponen bien grande «Envasado en España». Lo que no resulta tan llamativo es el «Producto originario de Perú» —con todos mis respetos hacia ese magnífico país, pero ¿hacía falta de verdad traer espárragos de allí en vez de comprar los que se producen aquí?— que anda por ahí escondido, como Wally. Alergia a la letra fácil, la coma mal puesta y el punto fuera de lugar. Estoy harto de que se desentiendan del idioma en innumerables artículos online de periódicos de prestigio. No obstante, por encima de todo, alergia a mí mismo. Mi cuerpo ha decidido que el ciprés será el elegido para joderme unos cuantos días entre enero y marzo. Ya sabes cómo va: la nariz como un pimiento, miles de pañuelos usados desperdigados por la mesa y una mala leche que convierte cualquier palabra que sale de este piquito de oro en un ladrido.

P. D. Mòn tiene una receta muy parecida en su libro.

1 – Calentamos una sartén amplia y una olla con agua a fuego alto.

2 – Mientras toman temperatura, hacemos albondiguillas con la carne de la butifarra. Echamos un chorro de aceite de oliva virgen extra en la sartén y las salteamos hasta que estén doradas por todas partes. Retiramos y, en la misma grasa, echamos la cayena y los dos ajos bien picados. Cuando comiencen a coger color, agregamos los portobelo, cortados en cuartos.

3 – Una vez que rompa a hervir, echamos sal en el agua de la olla. Agregamos un poco de este agua a la sartén con los portobelo, tapamos y dejamos cocer suavemente durante unos 4 o 5 minutos.

4 – Cocemos los ravioli durante un par de minutos o hasta que el color de la pasta se aclare y empiece a flotar. Escurrimos y reservamos un poco del agua de cocción.

5 – Devolvemos las albóndigas a la sartén con los portobelo, subimos el fuego y mareamos el conjunto unos cuantos segundos. Entonces, agregamos la pasta, el perejil picado, el parmesano y, en caso de que sea necesario, un poco más de agua de cocción para estirar la salsa. Salteamos, salpimentamos y servimos inmediatamente.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top