Cooking D.I.Y.
09 de abril de 2014

Ingredientes

(Para 8 que comen poco o 4 muy glotones):

— 3 huevos

— 330 ml de nata

— 220 g de queso de oveja rallado

— 10 espárragos verdes

— 10 calçots (en su defecto, 2 cebollas hermosas van genial)

— 2 dientes de ajo

— 1 cucharada pequeña de mantequilla

— Aceite de oliva virgen extra

— Sal y pimienta

 

Para la masa:

— 200 g de harina de trigo

— 1 huevo

— 90 g d emantequilla

— 20 ml de agua

— 1 cucharada pequeña de pimentón dulce

— 1 cucharada pequeña de orégano

— 1 cucharada pequeña de semillas de mostaza

— 1 cucharada pequeña de sésamo negro

— 1 cucharada pequeña de semillas de albahaca

— Sal

 

Incluye

Desayunos y meriendas, Prêt-à-porter, Primeros, Vegetariano, Verduras,

Música

Transylvania - Creature with the Atom Brain


Quiche de calçots y espárragos

No conquistas nada con una ensalada —aunque esta afirmación es discutible, pero no voy a entrar al trapo—. Eso sí, sirve una quiche y a ver quién es el guapo capaz de resistirse. Me voy —casi— una semana a Italia y habrá mucho vegetarianismo involucrado. Poca broma con él.

P. D. Palabra de carnívoro.

P. D.2 La masa la saqué, Chan mediante, de aquí. Eso sí, me tomé unas cuantas licencias.

1 – Mezclamos la harina con la mantequilla usando la punta de los dedos para integrarlas hasta conseguir una arena homogénea. En ese momento, agregamos el huevo, el agua con la sal disuelta y las especias, y lo integramos por completo. Hacemos una bola, la envolvemos en film transparente y la metemos en el congelador alrededor de media hora.

2 – Cortamos los calçots —o las cebolletas si no tenemos calçots— finamente y las pochamos suavemente durante unos 45 minutos en una olla a fuego medio-bajo con un chorrito de aceite de oliva virgen extra y la mantequilla. Añadiremos agua continuamente para evitar que se pegue o se queme y lo coceremos tapado. A mitad de cocción, agregamos los ajos picados.

3 – Precalentamos el horno a 180 ºC.

4 – Sacamos la masa del congelador, la estiramos con un rodillo y la ajustamos a un molde de unos 30 cm apto para el horno y untadito de mantequilla. Colocamos una lámina de papel sobre la masa y, encima del papel, unos garbanzos secos para evitar que se hinche. Horneamos alrededor de 15 minutos.

5 – Doblamos el tallo de los espárragos por la parte inferior hasta que se partan y los salteamos un par de minutos en una sartén a fuego alto con un chorrito de aceite de oliva. Reservamos.

6 – Mezclamos los calçots junto con los huevos batidos, la nata, el queso rallado, un golpe generoso de pimienta y un poco de sal. Volcamos esta mezcla encima de la masa precocida —ya sin los garbanzos ni el papel vegetal—, disponemos los espárragos salteados por encima y lo metemos en el horno, donde lo dejaremos hasta que el centro de la quiche haya cuajado, aproximadamente unos 40 minutos. Esto se comprueba pinchándola con un palillo. Si sale limpio, we’re good to go.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top