Cooking D.I.Y.
20 de febrero de 2013

Ingredientes

(Para 3):

— 165 g de lentejas

— 150 g de apio-nabo

— 1 chirivía

— 1/4 de cebolla grande

— 1 hoja de laurel

— 10 hebras de azafrán

— Sal y pimienta

— Aceite de oliva virgen extra

 

Puré de lentejas

Sí, mamá, he hecho puré de lentejas. Puedes dejar de frotarte los ojos, aunque no es para menos, te ha costado 24 años, exactamente el mismo tiempo que a mí. Como soy un rebelde de los de verdad, de los que no hacen la carbonara con nata, de los que abogan por las pastillas de caldo y, sobre todo, de los que reniegan del McDonald’s, decidí añadirle un poco de azafrán a la preparación. Tenía miedo de que el resultado acabar en fracaso estrepitoso y me tocara comer durante tres días un puré que, aparte de bastante espeso, fuera asqueroso. La buena noticia es que no sucedió así, sino que le dio un toque estupendo y pude disfrutarlo de una manera diferente. Pensaba meterle también unos picatostes, pero al final me dio muchísima flojera tanto comprar pan (aquí es malísimo el que encuentro) como freírlo.

1 – Ponemos las lentejas en remojo en abundante agua y las dejamos rehidratarse un par de horas.

2 – Las escurrimos y las pasamos a una olla pequeña, donde añadimos la cebolla, picada en pedazos no excesivamente pequeños, los ajos pelados, el laurel, un poco de pimienta, el apio-nabo y la chirivía (pelados y picados), y un chorro de aceite de oliva virgen extra. Agregamos agua hasta que cubra en tres dedos a las lentejas, encendemos el fuego y, una vez levante el hervor, lo bajamos para que sea pausado.

3 – Tras 35-40 minutos, las lentejas deberían estar hechas. De ser así, las quitamos del calor, retiramos el laurel y añadimos las hebras de azafrán. Dejamos atemperar.

4 – Trituramos todo el contenido de la olla, corregimos la sazón y servimos.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top