Cooking D.I.Y.
15 de agosto de 2011

Ingredientes

(Para 10):
3 botes de 400 g de tomate triturado
600 g de carne picada (mitad de ternera y mitad de cerdo)
1 cebolla grande
2 dientes de ajo
4 cucharadas pequeñas de tomillo
Sal
Aceite de oliva

Pseudoboloñesa

¡Saludos! Siempre he pensado que si algo te sale igual que a tu madre, es que tiene que estar bueno. Esta es la salsa boloñesa que se ha comido toda la vida en mi casa y, dado que este fin de semana me iba a la playa, decidí hacer una salsa en casa y llevármela, ya que Irene me dijo que su cocina no estaba para muchos trotes. El caso es que elegí esta salsa por dos razones: la primera y principal es que le suele gustar a todo el mundo, ya que la combinación del tomate con la carne son siempre una apuesta segura, y el ajo y la cebolla no hacen sino mejorar ese binomio; la segunda razón es que llevaba años sin comer la pasta así, posiblemente 4 o 5, así que era, como dicen en el Reino Unido, about fucking time.

1 – Empezamos por pelar el ajo y la cebolla, y los picamos en trozos pequeños. En una sartén grande o una cacerola grande empezamos a sofreír con un chorro de aceite generoso la cebolla con un poco de sal para que empiece a soltar agua. Añadimos el ajo picado y sofreímos hasta que la cebolla empiece a cambiar de color, momento en el que tendremos que añadir la carne picada y el tomillo.

2 – Salamos la carne para que empiece a soltar agua. Después, subimos el fuego a medio-alto y vamos separando con una cuchara de madera la carne en trocitos pequeños, que no se formen bolas grandes. Vamos a estar haciendo la carne durante unos 10 o 15 minutos, removiendo constantemente para asegurarnos de que se haga bien.

3 – Añadimos el tomate triturado y bajamos inmediatamente el fuego a medio, hasta que empiece a borbotear. En este momento, bajamos a medio-bajo para que no salte en exceso. Tendremos que dejar reducir el tomate durante una hora y media aproximadamente. Corregimos de sal y de azúcar y ya tendremos la salsa hecha.

Esta salsa admite orégano o albahaca en vez de tomillo. Vale la pena probar con diferentes hierbas aromáticas con el fin de que encontréis el punto que más os gusta. Que os cunda.

Deja un comentario sin Facebook (Todavía no hay ninguno)

Comentar

What is 10 + 10 ?
Please leave these two fields as-is:

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top