Cooking D.I.Y.
06 de febrero de 2012

Ingredientes

(Para 1):
25 g de copos de avena
200 ml de leche
1 cucharada pequeña de sésamo
1 cucharada pequeña de mantequilla
1 cucharada pequeña de aceite de oliva
1 puñado de almendras tostadas y peladas
1/4 de cucharada pequeña de jengibre en polvo
1 cucharada pequeña de azúcar moreno
1 pizca de sal
Piel de limón

 

Porridge de avena

Un día, me dio por comprar un paquete de avena, ignorando que tenía uno medio entero en casa. Tras la correspondiente bronca, decidí ir dándole un poco más de uso al asunto que llevaba un tiempo muerto de risa en el armario. La cosa tiene su explicación. De pequeño, mi madre hacía gachas y a mí me gustaba comer una cucharada, ya que más cantidad me acababa saturando. Sin embargo, he dado con una receta que he versionado y el resultado es completamente diferente: ligeras, dulces, agradables al paladar y, sobre todo, reconfortantes.

1 – Calentamos la mantequilla y el chorrito de aceite de oliva en un cazo pequeño. 

2 – Cuando la mantequilla se haya derretido, añadimos los copos y dejamos que se doren sin que lleguen a quemarse. Hay que ir removiendo constantemente. Cuando se doren, añadimos el sésamo, la sal y el azúcar moreno.

3 – Pasado un minuto, aproximadamente, mojamos con la leche y agregamos el jengibre y la piel de limón. Dejamos que hierva y espese durante 10 minutos a fuego medio-bajo.

4 – Trituramos los frutos secos y los añadimos al cazo, que dejamos en el fuego otros 5 minutos. Por último, servimos y acompañamos con miel, fruta, mermelada o cualquier vicio que se os venga a la cabeza. Epic win!

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top