Cooking D.I.Y.
08 de diciembre de 2011

Ingredientes

(Para 6):
3 pollos picantones
10 patatas pequeñas
2 zanahorias
3 cebollas pequeñas
4 dientes de ajo
1/2 vaso de vino blanco
1/2 vaso de aceite de oliva
2 vasos de caldo de pollo
2 hojas de laurel
Sal y pimienta molida

Pollo picantón al horno

¡Hola! El otro día celebramos el cumpleaños de mi madre, y a mí me hacía muchísima ilusión preparar algunas de las cosas que íbamos a comer. Mi madre es una especialista en preparar comidas de cumpleaños. Un día, intentaré (remarco la palabra intentaré) versionar su cordero al horno. El caso es que aquí estamos, preparando unos pollos picantones, que son un poco más pequeños, tienen menos grasa (la piel es más delgada) y, aparte, tienen un tiempo de cocción menor. En cuanto al acompañamiento, sencillo también. Unas patatas pequeñas cortadas en cuartos, una cebolla en juliana y zanahoria en trozos pequeños, pero no adelantemos acontecimientos.

1 – Precalentamos el horno a 200º C. Mientras, vamos cortando en juliana la cebolla, pelando las patatas y las zanahorias y cortándolas en cuartos (las primeras) y en trozos pequeños (las segundas). Aparte, le damos un golpe a los ajos. Colocamos todas las verduras en una bandeja lo suficientemente grande como para que quepan las 6 mitades de pollo. Añadimos el aceite de oliva y el vino blanco y el laurel. Por último, salpimentamos y metemos al horno, donde estará cocinándose a 170º C durante 20 minutos.

2 – Si no os han limpiado los pollos en la carnicería, tenéis que hacerlo vosotros. Es fácil. Para empezar, les quitáis las plumas que les puedan quedar. Después, hay que cortarles el “culo” (esto se puede hacer con la tijera, es la punta que sobresale en la parte inferior de “espalda”). A continuación, los cortáis por la mitad, de forma que quede una pechuga y un muslo por ración. Les quitáis las vísceras que queden y, por último, podéis quitarle también un poco de grasa, que a veces tienen por dentro.

3 -Una vez limpios los pollos, hacéis hueco entre las verduras, los colocáis con la parte de dentro hacia afuera (la piel bocabajo), les ponéis un chorrito de aceite de oliva por encima, salpimentáis y dejáis que se horneen a 180º C durante media hora, y les dais la vuelta. Si veis que se quedan un poco secos, ponedles caldo de pollo por encima. Una vez que la piel se haya dorado, podéis sacarlos del horno. Si veis que las verduras se tuestan demasiado, bajad la temperatura.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top