Cooking D.I.Y.
08 de mayo de 2013

Ingredientes

(Para mucha gente, unos 5):

— 1 pollo de corral de entre 2.5 y 3 kg

— 3 patatas hermosas

— 2 manzanas

— 1 limón

— 2 cabezas de ajo

— 1 cebolla pequeña

— 200 ml de caldo

— 100 ml de vino

— 1 cucharada grande de salsa Worcestershire

— 3 cucharadas grandes de tomillo

— 2 ramas de canela

— Sal y pimienta

— Aceite de oliva virgen extra

 

 

Pollo al horno

Sí, otro pollo al horno, ¿y qué? A veces —no casi siempre, pero a veces—, el lunes puede ser maravilloso. No, no se ha apoderado de mí el espíritu de Mr. Wonderful, todo lo contrario. Simplemente, hablo de aquellos días en los que ¡oh, sorpresa! no hay que ir a trabajar. De repente, el fin de semana se alarga, nos relajamos y, cómo no, nos encaminamos a la nevera. En una de esas, saqué un pollazo de entre 2.5 y 3 kg y decidí ponerme creativo. Eso sí, creativo no significa original, no he inventado nada que no estuviera ya más que patentado por algún cocinero pretencioso cuya meta en esta vida es no irse al otro barrio sin antes dejar como legado un puñado de platos con su nombre. A veces, fantaseo un poco con la posibilidad de hacerlo yo mismo: cangrejo de Kamchatka —topónimo precioso donde los haya— al estilo de Carlos, chuletillas de cordero lechal —esto en particular habría vuelto loco de placer a mi abuelo— en salsa Alcaide, Santos Romanes de corned beef y pepinillos. Imaginación no me falta, desde luego. Modestia, por otro lado, sí y mucha. De todas maneras, volvamos a la creatividad, que íbamos muy bien por ese camino y hemos terminado por tomar una carretera secundaria bastante confusa a causa de un fallo de navegación del GPS. ¿Hola? ¿Creatividad? Realmente, me he olvidado por completo de lo que iba a decir —o escribir—. Por lo tanto, sin más dilación, doy paso al pollo. Al pollo y a sus acompañantes, claro.

P. D. Mamá, la manera de asar el bicho la saqué, tal cual, de La comida de la familia, de Ferrán Adrià. Nadie debería perderse ese libro, es una auténtica maravilla.

1 – Precalentamos el horno a 220 ºC.

2 – Cortamos por la mitad las cabezas de ajo y en cuartos los limones. Aparte, pelamos las patatas y las cortamos en octavos.

3 – Limpiamos bien la cavidad del pollo bajo el grifo para eliminar cualquier resto de víscera que haya podido quedar. A continuación, le cortamos el culo —la punta con forma de diamante que sobresale de su espalda— con unas tijeras, salpimentamos dicha cavidad y la rellenamos con dos cuartos del limón, la parte superior de una cabeza de ajos, la cebolla pelada y troceada, y una rama de canela.

4 – En una bandeja apta para el horno, hacemos una cama con las patatas, las manzanas —peladas y cortadas en octavos—, el resto de los ajos, la otra rama de canela, el aceite de oliva virgen extra, el vino blanco y la 150 ml de caldo.

5 – Preparamos el ájili-mójili: mezclamos 50 ml de caldo junto con la salsa Worcestershire y el tomillo. Con un pincel, pintamos bien todo el pollo y lo salpimentamos. Por último, lo colocamos encima de la cama que hemos formado en la bandeja con las pechugas mirando hacia abajo y lo metemos en el horno. Bajamos la temperatura a 200 ºC.

6 – Pasados 40 minutos, damos la vuelta al pollo y lo dejamos hacerse otra media hora. Los últimos 15 minutos, podemos encender el ventilador si tenemos. Por último, apagamos el horno y lo dejamos reposar unos 10-15 minutos más y ya estamos listos para servir.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top