Cooking D.I.Y.
15 de febrero de 2013

Ingredientes

(Para 6): 

— 450 g de flores de coliflor (reservar el tallo y el resto para otras preparaciones)

— 125 g de polenta

— 200 ml de agua

— 300 ml de leche

— 70 g de queso rallado y un poco más para gratinar

— 50 g de mantequilla

— Sal y pimienta

— Aceite de oliva virgen extra

 

Incluye

Cooking abroad, Entrantes, Primeros, Vegetariano, Verduras,

Música

Buona Sera - Louis Prima


Polenta con coliflores

Me asusta el ritmo con el que me estoy aficionando a la polenta. He pasado de tenerle miedo a jurarle amor eterno, por encima del que le tengo a Scarlett Johansson. Bueno, tanto no, pero casi. El caso es que me he aficionado muchísimo a ella y cada vez la como con más asiduidad. Creo que es un alimento bastante completo, muy versátil y, muy importante, delicioso. Aparte, pega con cualquier cosa, es el acompañamiento perfecto. ¿Contundente? Es posible, especialmente si se va la mano al servir. Por eso, las cantidades de esta receta están pensadas para seis. Aunque a priori parezca poco, hay que desconfiar, ya que llena que da gusto. A todo esto, esta es una preparación inspirada en otra muy parecida recogida en La comida de la familia, el libro de aquellas recetas que se echaban al coleto en El Bulli antes de los servicios. Si no lo tenéis, lo puedo entender, pero si os va esto de la cocina y ni siquiera lo habéis ojeado, tenéis mucho delito, ya que es uno de los manuales más prácticos que he visto en mucho tiempo. Ya sabéis, tonto el que no corra.

P.D. Mamá, me voy de fiesta por Nápoles con Louis Prima y su orquesta. No me esperes despierta, porque sinceramente no sé a qué hora llegaré.

1 – Calentamos la leche y el agua en una olla puesta a fuego medio. Salpimentamos.

2 – Precalentamos el horno a 210 ºC con calor solo arriba.

3 – Ponemos la coliflor separada en trozos en un recipiente, le damos dos vueltas de film transparente y la hacemos en el microondas durante 9 minutos a máxima potencia.

4 – Añadimos poco a poco la polenta a la olla sin dejar de remover. Seguimos removiendo durante 3-4 minutos más (dependiendo de la polenta). Añadimos un chorrito de aceite de oliva virgen extra, la mitad de la mantequilla y el queso rallado. Integramos bien.

5 – Pasamos la polenta a un recipiente apto para el horno, colocamos la coliflor por encima, espolvoreamos con más queso y disponemos el resto de la mantequilla separada en trozos. Horneamos 15 minutos o hasta que esté dorado.

Versión alternativa: al pasar la polenta a un recipiente y colocar la coliflor por encima, hundirla cuidadosamente para no romperla y dejar que el conjunto cuaje y tome cuerpo durante un par de horas. Después, sacarlo del recipiente, cortar tiras y freírlas en una sartén con un chorro generoso de aceite.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top