Cooking D.I.Y.
16 de septiembre de 2013

Ingredientes

— 150 g de hojas de albahaca

— 170 ml de aceite de oliva virgen extra

— 6 cucharadas grandes de almendra cruda machacada (unos 60 g)

— 70 g de queso parmesano rallado

— 1 diente de ajo (MUY opcional)

 

Incluye

Salsas, Vegetariano,

Música

Arabella - Arctic Monkeys


Pesto de almendras sin ajo

Le cogí el gusto cuando vivía en Edimburgo. Íbamos mucho a una cafetería en la que horneaban sus propios croissants —sublimes— y preparaban bocadillos. Yo solía tomarme uno de pastrami con tomates secos y pesto casero untado en el pan. Aparte, tenían wifi gratis, epic win y esas cosas. El otro día, me contó Ester que significa «mortero» en italiano y que en Génova acompañan la pasta con esta salsa, judías verdes y patatas cocidas. Además, por una u otra razón, me empeño en prepararlo en la batidora. Ya se sabe que hay una línea delgadísima entre la flojera y la comodidad. En mi caso, la ambigüedad es mayor. Eso sí, no tanto como para acabar yendo al supermercado a comprar uno de bote. Siempre he renegado de ellos. ¿Cómo te puedes fiar de un pesto que lleva solo un 1 % de aceite de oliva y el resto es de girasol?

P. D. Yo soy ese que se queja del pesto de supermercado y después lo prepara sin ajo y con almendras en vez de piñones, sí. Encantado.

1 – Trituramos las almendras en un mortero o en el molinillo de café hasta convertirlas en polvo.

2 – Lavamos bien las hojas de albahaca y las metemos en el vaso de la batidora junto con el aceite de oliva virgen extra y el ajo (opcional). Trituramos, añadimos las almendras en polvo y el parmesano, y volvemos a triturar. Lo pasamos a un bote hermético y lo dejamos reposar en la nevera un par de horas como mínimo antes de usarlo.

  • No hay tweets

Contactar

Top