Cooking D.I.Y.
29 de mayo de 2011

Ingredientes

(Para 2):
— 3 patatas
— 2 dientes de ajo

— 3 guindillas cayena
— 1 cebolla
— 400 g de tomate triturado
— 3 cucharadas pequeñas de vinagre
— 2 cucharadas soperas de azúcar
— 1 cucharada de pimentón picante
— Tomillo al gusto
— Sal y pimienta

— Aceite de oliva virgen extra

 

Incluye

Entrantes, Vegetariano, Verduras,

Música

Vagabond - Wolfmother


Patatas bravas: bien valen una Champions

Lo que me fascina de las bravas —de las buenas, no de las congeladas— es el contraste, tanto de texturas como de sabores. Si la salsa —y la dicha— es buena, hay pocos aperitivos más sorprendentes que este. La aportación de pasarlas por harina tras cocerlas y antes de freírlas es de mi primo. Qué tío, con 20 años ya me da lecciones, y eso que yo soy el mayor de los dos.

1 – Como vamos a cocinar las patatas en dos tandas, lo primero es poner una cacerola con agua al fuego para que vaya hirviendo y, mientras tanto, iremos pelando y cortando las patatas en tiras con un ancho de 1’5 cm más o menos. Cuando el agua rompa a hervir, bajar el fuego y echar las patatas, que estarán cociendo unos 10 minutos.

2 – Pelar y picar el ajo y la cebolla, y cortar las guindillas por la mitad y sacarles las semillas (porque pican MUCHO). Ponerlo todo en una cacerola o una olla pequeña a fuego medio con un chorro de aceite. Marear las guindillas durante un minuto o minuto y medio y luego sacarlas para que no pique en exceso. Cuando la cebolla comience a transparentar, agregar el tomate y el tomillo y bajar el fuego a medio-bajo. Añadir el azúcar y el vinagre, y corregir de sal si es necesario. Esto lo tendremos haciéndose a fuego medio-bajo durante unos 30 minutos, removiendo de vez en cuando. A última hora, en una calentamos un poco de aceite y sofreímos el pimentón, con cuidado de que no se queme porque no sabe muy bien.

3 – Una vez que las patatas estén cocidas (blandas pero sin romperse), preparamos una sartén con abundante aceite de oliva o una freidora y freímos los bastones de patata hasta que estén dorados. Los sacamos a un plato con un trozo de papel de cocina para que absorba el exceso de aceite y solo queda servirlas en un plato con la salsa por encima.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top