Cooking D.I.Y.
07 de abril de 2012

Ingredientes

(Para 4):
350 g de salsa de tomate
200 g de queso, en mi caso era San Simón da Costa
2 calabacines medianos
2 berenjenas medianas
Aceite de oliva o de girasol (para freír)

Para la salsa de tomate (opcional):
6 tomates maduros
2 pimientos de freír
1 diente de ajo
Aceite de oliva
Sal y azúcar

Parmigiana de berenjena y calabacín

Este es un plato que llevaba un tiempo queriendo hacer. Aunque no soy muy fans de freír (todo lo contrario), la receta lo requiere. La primera impresión que he tenido nada más probar un bocado es que estaba comiendo bacalao con tomate, supongo que por el sabor de algo frito acompañado de salsa de tomate. Por ello, algunas personas vegetarianas, como Isabel, de Dimanche et bien, estarán contentas. Otra cosa que quería comentar es que hoy es el día de la iniciativa blogger del queso San Simón da Costa, un queso de tetilla ahumado bastante rico. La pega es que es un poco difícil de encontrar, así que podéis recurrir a otro queso que tengáis más a mano. Eso sí, no os arrepentiréis si lo usáis, os lo aseguro.

1 – Para hacer la salsa de tomate, sofreímos un pimiento y un ajo durante unos 15 minutos a fuego medio. A continuación, añadimos los tomates picados, el azúcar y la sal y lo dejamos con el mismo fuego durante dos horas. Lo removemos de vez en cuando, eso sí. Por otro lado, si tenéis ya una salsa de tomate a mano, podéis saltaros este paso.

2 – Para freír, recomiendo hacerlo en un cazo no demasiado amplio, ya que usaréis menos cantidad aceite. Pasamos las rodajas de berenjena y calabacín por huevo y pan rallado y las freímos en el cazo, que estará a fuego medio-fuerte y tendrá dos dedos de aceite (girasol u oliva, va a vuestra elección, aunque yo usé de girasol y quedaron genial). Tenemos que asegurarnos de que el aceite esté caliente, pero no en exceso, para que no se queme el empanado. Retiramos las rodajas a un plato con papel absorbente cuando se hayan dorado por ambos lados.

3 – Colocamos capas de berenjenas y calabacín alternándolas con capas de la salsa de tomate. Para rematar, disponéis unas tiras de queso (en mi caso, San Simón da Costa) por encima de la última capa y lo horneáis durante 10 minutos a 180º o hasta que el queso esté fundido y gratinado.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top