Cooking D.I.Y.
03 de enero de 2014

Ingredientes

(Para 8):

— 1 cochinillo de aproximadamente 5.5 kg

— Agua

— Sal

 

Incluye

Carnes, Ocasiones especiales, Segundos,

Música

Ballad of Truth - Jake Kolesar


Pancho

Viniste y apenas tuve tiempo de capturar la imagen de tu blanco cuerpo, pues no me quedó otra que llevarte a descansar a temperaturas bajo cero durante un par de semanas. Pasaste como un suspiro, como un estornudo, como un spaghetto entre los labios entreabiertos. Dejaste el horno vacío y caliente, la cocina fría y nuestros estómagos llenos. Dejaste anchas nuestras sonrisas y brillantes nuestros morros —y mi camisa—. Dejaste tu aroma por toda la casa hasta bien entrada la tarde del día siguiente, cuando por fin, en medio de la calma causada por la resaca general de los habitantes del piso, pude sacar tus restos fríos de la nevera y almacenarlos en un archivo .CR2. De ahí, como te habrás podido imaginar, tu suculenta capa de grasa inmaculada en estado sólido. No solo fuiste bueno en vida —la cena—, pues en muerte —los días posteriores— nos ayudaste a ver la luz, hacer de la necesidad virtud y valernos de tus benditas migajas para encadenar sándwiches, ensaladas, furtivos trozos de regañá y piscolabis a la luz de la nevera. Bendito cerdo.

1 – Precalentamos el horno a 150 ºC.

2 – En una bandeja de horno amplia de unos 3 dedos de altura, colocamos un par de recipientes resistentes al calor y echamos un par de vasos de agua. Encima, situamos una de las mitades del cochinillo con el lado de la piel hacia abajo. Salamos la carne, protegemos el rabo y la oreja con papel aluminio y lo metemos en el horno.

3 – A los 20 minutos, comprobamos que el agua no se ha evaporado. De ser así, volvemos a echar 2 vasos. Repetimos esta operación durante 2 horas.

4 – Sacamos la bandeja del horno, echamos agua en el fondo en caso de que sea necesario, comprobamos la dureza de la carne y, si ya está tierna, le damos la vuelta al cochinillo. Subimos la temperatura a 210 ºC, retiramos las protecciones de aluminio del rabo y la oreja, metemos la bandeja y esperamos a que la piel se ponga crujiente. Sacamos del horno, cortamos con cuidado y servimos inmediatamente.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top