Cooking D.I.Y.
17 de julio de 2013

Ingredientes

(Para 1):

— 1 bollo

— 150 g de frijoles cocidos

— 70 g de queso tierno de oveja

— Aceite de oliva virgen extra

 

Molletes con frijoles y queso

Seamos claros, a Doroteo Arango —también conocido como Pancho Villa—, Porfirio Díaz, Emiliano Zapata, Miguel Hidalgo y los Niños Héroes de Chapultepec se les revuelven sus pobres tripas —ya marchitas, sí, pero tripas, al fin y al cabo— cada vez que alguien abre un paquete de oldelpaso y grita a los cuatro vientos con una sonrisa en la cara y un margarita en la mano «¡Hoy toca comida mejicana!». ¿En serio? Antes de meterme en materia, no estaría de más señalar que es muy posible que te pierdas entre tanto nombre de personaje ilustre perteneciente a la historia de México. No te preocupes, consuélate pensando que allí desconocerán casi con total seguridad quiénes fueron Pi y Margall, Godoy, Carlos III o, tocando un palo más reciente, Santiago Carrillo. Ojo, no es que esto se trate de ver quién sabe más, todo lo contrario, solo quiero poner de manifiesto que hay aspectos de otros países que es imposible conocer de antemano sin ser de allí. Eso sí, nada nos impide mandar a freír espárragos el preparado para fajitas y meternos de lleno en algunas preparaciones un pelín más ortodoxas, ¿no?

P. D. He marcado tres palabras en cursiva, ¿serías capaz de adivinar la razón?

P. D. 2 México duele, duele mucho, al igual que al español le duele que tergiversen sus recetas sin ton ni son y acaben haciendo paellas absurdas.

1 – Calentamos un cazo amplio de metal a fuego medio-alto, añadimos un chorrito de aceite de oliva y sofreímos los frijoles, que iremos aplastando con un tenedor, aunque dejaremos algunos enteros.

2 – Precalentamos el horno a 180 ºC con la rejilla dentro, situada en la posición del medio. Colocamos debajo la bandeja del horno con un trozo de papel vegetal, que servirá para evitar manchar.

3 – Cortamos el pan a lo largo y disponemos los frijoles encima de ambas mitades. Añadimos el queso por encima y las metemos al horno, encima de las rejillas. Horneamos hasta que el queso se haya derretido y servimos inmediatamente.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top