Cooking D.I.Y.
25 de enero de 2013

Ingredientes

(Para 2):

— 500 g de mejillones

— 2 alcachofas

— 2 dientes de ajo

— 3 puñados generosos de perejil

— 1 hoja de laurel

— 500 ml de caldo de pescado

— 100 ml de vino blanco

— Sal y pimienta

— 5 cucharadas grandes de aceite de oliva virgen extra

 

Incluye

Pescados y Mariscos, Primeros, Verduras,

Música

No Way Down - The Shins


Mejillones y alcachofas en salsa verde

Sí, hay salvación. Mi aversión por las alcachofas no solo está acabándose, sino que se está transformando en lo diametralmente opuesto. En un principio, tenía en la cabeza preparar albóndigas con almejas y alcachofas, pero al ver estos mejillones en el mercado a un precio insuperable, se me ocurrió dejar las albóndigas para más adelante y darle un poco más de protagonismo a los bivalvos y la verdura en cuestión. Al fin y al cabo, si podemos optar por la simplicidad sin renunciar al sabor, ¿por qué no hacerlo? En este caso, reconozco que no hay ninguna fuente para la receta más allá del «a ver qué tal queda», y queda muy bueno, para qué nos vamos a engañar. Eso sí, ¿cómo leches hace mi madre para que los tallos de las alcachofas queden tiernos? Yo las he tenido cociendo media hora y ni por esas. Las partes más próximas a la flor estaban bien, pero las más alejadas eran incomibles. De ahí que recomiende cortarlos y dejar solo dos centímetros de ellos. ¡Ah! Como en otros tantos platos, traigan pan, que aquí hay pringue. Bon appétit.

1 – Calentamos un cazo pequeño a fuego medio-bajo, añadimos el aceite de oliva y confitamos en él los ajos, sin que se doren, durante 10 minutos. Retiramos y reservamos.

2 – Calentamos una sartén amplia a fuego fuerte. Mientras, rascamos bien las conchas de los mejillones con la parte de atrás de la hoja del cuchillo y los desbarbamos. Desechamos aquellos que no se cierren al tocarlos y los rotos.

3 – Añadimos el vino blanco a la sartén e, inmediatamente después, los mejillones. Tapamos y dejamos alrededor de 1-2 minutos, para que el vapor haga su efecto. Destapamos y retiramos los mejillones de la sartén. Reservamos el caldo que han soltado.

4 – En una batidora, añadimos el aceite con los ajos, el perejil lavado, el caldo de los mejillones y 400 ml de caldo de pescado. Trituramos bien, hasta obtener una salsa homogénea, y la calentamos en una sartén.

5 – Limpiamos las alcachofas. Para ello, vamos quitando hojas hasta que el color de la flor pase de verde a amarillo. Retiramos la punta superior. Pelamos el tallo y dejamos unos dos centímetros de él. Por último, la cortamos en cuatro, la frotamos con limón y la pasamos a un bol con agua y zumo de limón.

6 – Cuando la salsa esté hirviendo, añadimos los cuartos de alcachofas, tapamos la sartén y los dejamos hacerse durante unos 30 minutos a fuego medio-bajo, con un hervor pausado.

7 – Retiramos la valva superior de los mejillones y los añadimos a la sartén donde están las alcachofas. Si vemos que hay poca salsa, añadimos un poco más del caldo de pescado. Servimos inmediatamente.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top