Cooking D.I.Y.
15 de julio de 2013

Ingredientes

(Para 3):

— 400 g de romanesco

— 1 calabacín mediano

— 3 dientes de ajo

— 1 cayena

— 10 hojas de salvia

— 300 g de mafalde corte

— 75 g de parmesano rallado

— Sal y pimienta

— Aceite de oliva virgen extra

 

Mafalde corte con romanesco, calabacín y salvia

Nuestra vida es comer. Empezamos el sábado a eso de las 11 de la mañana con una empanada en La Boquería y no paramos hasta el domingo a las 9 de la noche. Vamos de puesto en puesto mirando tomates, brevas, cerezas, calabacines, atunes y bacalao salado. Llegamos al piso, recogemos la compra y no perdemos el tiempo: abrimos una botella de vino y unos frutos secos. Hacemos comida para un regimiento y llenamos nuestras panzas con cara de felicidad. Por la tarde, merendamos, merendamos y volvemos a merendar. Cuando se pone el sol, salimos a tomar una cerveza acompañada de un par de pinchos. Al volver a casa, nos espera una fuente de esqueixada que lleva reposando desde las 4 de la tarde. Al día siguiente, nos levantamos y no nos damos ni un momento de respiro antes de empezar a masticar. A media mañana, unas gildas. A la hora de comer, ensalada con los restos de ayer, arenques con rúcula y algo de lo que estamos preparando para llevarnos esta semana al trabajo en te u pe pe e erre ese. Después, por la tarde, hacemos la confitura de tomates y, mientras tanto, nos apretamos otro vaso de leche con cereales. La cena, más ligera, consiste en una ensalada de rabanitos y calabacín con un aliño cañero de soja, semillas de mostaza, aceite, vinagre y un poco de la confitura de tomate. Lo dicho, nuestra vida es comer.

1 – Lavamos el romanesco, lo cortamos en trozos pequeños y lo colocamos en un plato hondo junto con un chorrito de agua, le damos un par de vueltas de film transparente y lo hacemos en el microondas a máxima temperatura durante 5 minutos.

2 – Calentamos bien una sartén sartén con aceite de oliva virgen extra y doramos ajo con la cayena y la salvia. Sin dejar que se queme, añadimos el calabacín cortado en tiras. Salpimentamos y rehogamos 6-7 minutos.

3 – Mientras, cocemos la pasta en abundante agua hirviendo con sal. Cuando esté al dente, la colamos y reservamos un vaso del agua de cocción.

4 – Añadir el romanesco a la sartén junto con la pasta y lo salteamos un par de minutos. Fuera del calor, añadimos el parmesano rallado y un poco del agua de cocción si es necesario alargar la salsa. Servimos inmediatamente.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top