Cooking D.I.Y.
02 de junio de 2011

Ingredientes

(Para dos):

Para el romesco:
5 tomates maduros
2 pimientos choriceros
1 ñora
6 avellanas
6 almendras
3 dientes de ajo
1/2 guindilla (opcional)
1 rebanada de pan
40 ml de aceite de oliva
4 cucharadas de vinagre
Sal

Para el resto del plato:
2 filetes de lubina
1/2 cebolla
2 dientes de ajo
Aceite de oliva
Sal

Lubina con falsos calçots en romesco “amb dos pebrots”

La expresión catalana amb dos pebrots significa en español con dos cojones. He decidido incluir dicha expresión en el título por tres razones. La primera es que el romesco lo he hecho con dos pimientos, el choricero y la ñora. La segunda es que los llamados calçots no son tales, sino que son una versión casera que he tenido que improvisar. La tercera es que nunca antes había hecho esta salsa y tenía un poco de miedo por el resultado final, pero creo que no ha quedado del todo mal. Para los que no la conozcáis, es una salsa catalana, de la bonita ciudad de Tarragona, que se prepara a base de ciertos ingredientes que podéis consultar a la izquierda. A modo de anécdota, quería deciros que, si no me equivoco, es la salsa en la que se mojan los calçots, unas cebollas finas y alargadas que se hacen a fuego fuerte en una reja en las llamadas calçotadas, en las que la gente se pone hasta arriba de este manjar.

1 – Vamos a rehidratar la ñora y los pimientos choriceros en agua caliente. Hay que dejarlos un mínimo de una hora en ella, aunque si es más tiempo, mejor que mejor. Yo los he dejado unas 4 horas.

2 – Precalentamos el horno a 180º. En una bandeja, colocamos los tomates lavados con un poco de aceite de oliva y los 3 dientes de ajo, estos últimos envueltos en papel aluminio y también con un chorrito de aceite de oliva. Dejamos que se horneen durante 20 minutos. Aprovechamos ese tiempo para sacar la pulpa y desechar las pieles de los pimientos choriceros y de la ñora con ayuda de una cuchara y ponerla en un vaso de batidora. En el mismo vaso ponemos la rebanada de pan tostada y mojada con el vinagre. Sacamos del horno los tomates y los ajos, pelamos estos últimos, y lo echamos todo también al vaso. Por último, no queda más que añadir las avellanas y las almendras un poco machacadas, la media guindilla, el aceite de oliva y triturar todo hasta que obtengamos una salsa homogénea.

3 – Sin apagar el horno, preparamos un envoltorio con papel aluminio y, encima, papel vegetal. Sobre el papel vegetal ponemos un chorro de aceite de oliva y las lubinas por encima, y las salamos. Le cortamos la base a los dos dientes de ajo y ponemos uno encima de cada lubina. Cerramos el papel de aluminio haciendo una especie de paquete sin agujeros, para que no salga el vapor, y lo metemos al horno, donde estarán alrededor de 15 minutos. Mientras tanto, en una sartén muy caliente echamos un poco de aceite de oliva y ponemos la media cebolla separada en capas, como podéis ver en la imagen de la presentación. El truco consiste en darles un golpe de calor fuerte por cada lado, y luego bajarlo casi al mínimo y que se estén haciendo durante unos 10 minutos así, es la única manera que se me ha ocurrido de imitar los calçots. Sacamos el pescado, retiramos las cebollas del fuego y a comer.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top