Cooking D.I.Y.
03 de julio de 2013

Ingredientes

(Para 2):

— 1 mango (ataúlfo, en mi caso)

— 500 ml de leche

— 1 cucharada grande de azúcar

 

Licuado de mango

Quiero acabar ya el libro. Quiero montar todos los muebles que me llevé ayer de la tienda a cambio de una cantidad considerable de dinero. Quiero poder hacerlo sin equivocarme —ahora entiendo por qué suspendí Plástica con 13 años—. Quiero una sartén, un cuchillo y una tabla de cortar decentitos en el nuevo piso. Quiero hacer tomates confitados, pescado en salsa verde, ensalada de pepino y algas, puttanesca fría y vichyssoises inverosímiles de ingredientes ajenos a lo que es tradicional. Quiero meterlos en un contenedor hermético de plástico para regalarlos a varias personas que comen en el trabajo. Quiero ser capaz de dormir más de 6 horas. Quiero una planta de albahaca para espantar a los mosquitos. Quiero volver a ir al Picnik Electronik. Quiero una comilona —aunque, para ello, me hace falta una mesa en el salón, sillas y una nevera—. No obstante, por encima de todo, I want to be the boy to warm your mother’s heart.

P. S. Please don’t call it a smoothie. Just for once, try to go Mexican.

1 – Pelamos el mango y sacamos toda su pulpa, que pasamos al vaso de la batidora. Chupamos el hueso hasta acabar con cualquier resto que haya podido quedar.

2 – Añadimos la leche y el azúcar, trituramos y servimos inmediatamente.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top