Cooking D.I.Y.
21 de febrero de 2014

Ingredientes

(Para 3 seres orondos y hermosos):

— 4 patatas medianas

— 1 guindilla cayena

— 1 limón

— 1 huevo

— 6 dientes de ajo

— 1 cucharada pequeña de pimentón de la Vera

— Sal y pimienta

— Aceite de girasol

— Aceite de oliva virgen extra

 

Las bravas de Barna

O algo parecido. Sentar cátedra sobre cualquier tema es como pinchar condones o jugar a la ruleta rusa con poca gente: arriesgado.

P. D. La inspiración vino gracias a El cocinero fiel.

1 – Pelamos las patatas y las cortamos en cubos de un tamaño COMESTIBLE. Salamos los cubos, los ponemos en una sartén no demasiado amplia y las cubrimos con aceite de oliva. Encendemos el fuego al máximo y, una vez empiece a burbujear, lo bajamos al mínimo y las dejamos pocharse hasta que estén tan blandas que podamos deshacerlas con un tenedor y muy poco esfuerzo. Esto tardará, aproximadamente, 25 minutos.

2 – Mientras las patatas se pochan, confitamos a fuego medio-bajo los dientes de ajo —pelados y cortados por la mitad— y la cayena —sin semillas si queréis que pique menso— en un chorro de aceite de oliva virgen extra en otra sartén. Cuando empiecen a tomar un bonito color dorado, los retiramos del aceite y los reservamos. Una vez que el aceite se haya atemperado un poco, agregamos el pimentón, removemos bien y reservamos.

3 – En un vaso de batidora, agregamos los ajos, el huevo, unos 150 ml de aceite de girasol, otros 50 de oliva, unas gotas de zumo de limón, un par de cucharadas de ralladura de su piel (esto es una herejía, but who cares?), sal y pimienta. Introducimos el brazo de la batidora hasta el fondo y batimos hasta que empiece a emulsionar. Entonces, levantamos un poco el brazo, con cuidado de dejar siempre una parte tocando el fondo, y seguimos batiendo hasta que todo el vaso sea all i oli de un bonito color blanco con toques marrones y amarillos. Probamos, corregimos el sabor o la textura en caso de que sea necesario y reservamos en la nevera bien tapadito con film transparente.

4 – Después de hacer todo esto, las patatas deberían estar al punto, así que subimos el fuego al máximo y esperamos a que se doren por fuera. En ese momento, las retiramos a un plato con un par de trozos de papel absorbente y las servimos con el all i oli y el aceite con pimentón por encima.

  • No hay tweets

Contactar

Top