Cooking D.I.Y.
06 de diciembre de 2012

Ingredientes

(Para 2):

— 6 cucharadas grandes de harina de trigo

— 2 cucharadas pequeñas de levadura Royal

— 1 huevo

— 2 cucharadas grandes de azúcar moreno

— 1 cucharada grande de esencia de vainilla

— 1 cucharada grande de mantequilla a temperatura ambiente

— 1/2 vaso de leche y más para completar

 

Para acompañar:

— Vicios variados a gusto del comensal

 

Olvídense de sus rebecas suecas de lana. Tiren a la basura sus forros polares. Arrojen por las ventanas los abrigos de plumas. Quemen con abundante gasolina y un chorro de whisky sus guantes, bufandas, gorros y orejeras. Arranquen sus aparatos de calefacción de la pared y rómpanlos con un hacha. Es más, no se molesten en ir a comprar madera para la chimenea. Ninguno de estos objetos, prendas ni electrodomésticos les transmitirá ni una décima parte del bienestar en forma de calor que proporciona este estupendo desayuno: hot cakes esponjosos y GORDOS como edredones nórdicos sobre los cuales flotan mil acompañamientos —chocolate de untar con trozos de plátano y azúcar glas, mantequilla y mermelada, miel y canela, etc.— y que esperan ansiosos a que llegue el comensal glotón a cortarlos, masticarlos, salivarlos, tragarlos, digerirlos y, finalmente, asimilarlos. Me río yo del poder calorífico de todos los combustibles que hay sobre la faz de la Tierra. Eso sí, para obtener un resultado óptimo, es recomendable seguir las instrucciones que a continuación detallamos.

1 – Mezclamos, con ayuda de unas varillas, el huevo con el azúcar, la mantequilla deshecha y la esencia de vainilla.

2 – Añadimos la harina, tamizada, una pizca de sal, la levadura y la leche, y removemos hasta obtener una masa homogénea. Si vemos que está demasiado espesa, vamos añadiendo leche poco a poco hasta obtener la consistencia perfecta.

3 – Dejamos reposar la masa alrededor de media hora.

4 – Calentamos una sartén a fuego medio-alto y echamos en ella una nuez de mantequilla. La extendemos con una servilleta —para eliminar el exceso— y, a continuación añadimos un cazo de la masa. Cuando salgan burbujas en la parte superior, le damos la vuelta y lo dejamos cocinarse un par de minutos más. Así, hasta acabar con toda la masa. Ojo con comérsela cruda a cucharadas, es una droga muy dura.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top