Cooking D.I.Y.
04 de diciembre de 2013

Ingredientes

(Para 6):

— 850 g de carne picada (750 g de ternera y 100 de papada de cerdo)

— 2 latas de anchoas en salazón

— 3 cucharadas grandes de mostaza de Dijon

— 6 rebanadas de pan de centeno

— 2 kumatos

— 3 cogollos de lechuga

— 1 cebolla

— 6 pepinillos en vinagre

— Pimienta

— Aceite de oliva virgen extra

 

Incluye

Carnes, Cooking abroad, Segundos,

Música

Brand New Music - Ben Sidran


Hamburguesa (otra más, sí)

Podría ir al súper y comprar una bandeja de carne picada de un mejunje —tranquilos, artemaníacos, que esto no va por vosotros— de quién sabe qué pobres animales hormonados y alimentados para pasar de cero a cien —kilos— en un abrir y cerrar de ojos. Podría dirigirme al macburking de turno, pedir mi caja feliz, hacer el tonto un rato con el juguete y masticar una plasta marrón a la que solo alguien con unos bemoles del tamaño de la Vía Láctea se atrevería a llamar hamburguesa. De las patatas fritas es mejor ni hablar. Podría, sí, pero no hay nada comparable a ir al mercado una mañana de sábado, mirar a la carnicera a los ojos y declararle amor eterno con las palabras «pícame, por favor, setecientos gramos de ternera y métele cien de papada»; a que mientras lo esté haciendo, pregunte si quiero que la pase dos veces por la máquina; a que, después, si hay suerte y tiene un buen día, sonría y me diga que no me cobra la panceta. Lo dicho, puro amor.

P. D. Mamá, hoy salgo comiendo insectos y dando mi opinión en El Comidista junto con Mòn, Clara, Jose de Ros —«una “persona normal”»—, Iñaki y, por supuesto, Mikel.

1 – Escurrimos el aceite de las anchoas y las machacamos en el mortero hasta formar una pasta, que mezclamos bien en un bol con la carne picada, la mostaza y un golpe de pimienta. Filmamos y metemos en la nevera durante un mínimo de una hora.

2 – Calentamos una sartén a fuego medio-alto.

3 – Formamos hamburguesas con las manos húmedas y las untamos con un poco de aceite. Las hacemos por tandas en la sartén precalentada. El tiempo varía en función del tamaño. En mi caso, las hago de un grosor de un dedo y medio y suelo dejarlas dos o tres minutos por cada lado para que queden crudas por dentro.

4 – Las servimos en una rebanada de pan de centeno por persona y acompañamos con pepinillos, queso, lechuga, tomate, cebolla, coleslaw y, en general, cualquier guarradita que se nos ocurra.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top