Cooking D.I.Y.
14 de abril de 2014

Ingredientes

(Para 6):

— 1 huevo

— 300 g de garbanzos cocidos

— 12 tomates secos en aceite de oliva

— 200 g de queso feta

— 120 g de mozzarella di bufala

— 290 g de pesto

— 1 puñado de brotes de alfalfa

— 2 cucharadas grandes de pan rallado

— Aceite de oliva virgen extra

 

Incluye

Cooking abroad, Segundos, Vegetariano,

Música

Ghosts - Laura Marling


Hamburguesa de garbanzos y pesto

Somos como hermanos

La prueba está en las carcajadas de Damiano después de explicarle lo que es la operación gamba o en las mías propias mientras me cuenta la hostia monumental que se dio con el coche de su padre; está en la mezcla de tomate, pan, pimiento, cebolla y pepino cortados —guarnición de un flan di piselli que pedimos como entrante, pero esa es una historia que contaré en otra ocasión— y que recuerda a más no poder al gazpacho; está en las conversaciones simultáneas en tres idiomas distintos durante todas y cada una de las veces que me he sentado a la mesa en estos seis días; está en los trozos de pecorino que acompañamos con un poco de membrillo del mercado de Sant Antoni; está en el vermut con aceitunas que me tomo con Cosma en la plaza de Asís un sábado por la mañana; está en las patatas con bacalao que cambian pimentón y perejil por peperoncino y romero, que crece al lado de la casa de Gianni. Ya se sabe lo que dicen sobre Dios, criarse y juntarse. En el caso de italianos y españoles, dejamos a Dios fuera de la ecuación y simplemente decimos que nos carga el diablo, como a la carbonara con nata.

1 – Picamos a cuchillo los tomates secos y deshacemos con las manos el feta y la mozzarella.

2 – Trituramos los garbanzos e incorporamos el huevo, el pesto, los dos quesos, el pan rallado y los brotes de alfalfa hasta obtener una mezcla homogénea. Filmamos por contacto y lo metemos en la nevera un mínimo de una hora.

3 – Sacamos la masa de la nevera y hacemos bolas de un tamaño parecido al de las de billar.

4 – Calentamos una sartén a fuego medio. Cuando tenga temperatura, echamos un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Cogemos una de las bolas de masa, la compactamos bien y le damos forma de hamburguesa con las manos. La colocamos en la sartén y esperamos unos 3-4 minutos o hasta que se haya dorado toda la parte inferior. Entonces, le damos la vuelta y la dejamos otros tantos minutos.

5 – Sacamos la hamburguesa a un pan con una cama de rúcula y bien untado de mostaza por la parte de arriba. Acompañamos con guindillas en vinagre, aceitunas o cualquier perversión que se nos ocurra.

  • No hay tweets

Contactar

Top