Cooking D.I.Y.
19 de julio de 2013

Ingredientes

(Para 3):

— 3 brevas

— 6 aceitunas rellenas de anchoas

— 2 piparras o guindillas grandes en vinagre 

— 6 anchoas en salazón o boquerones en vinagre

— Semillas de mostaza

— Aceite de oliva virgen extra

Incluye

Entrantes, Ocasiones especiales, Prêt-à-porter,

Música

No One Knows - Queens Of The Stone Age


Gildas con brevas

Nunca había probado las gildas hasta el año pasado, cuando fui de vacaciones a Euskadi. Al principio, tenía miedo de que aquello fuera a picar como un demonio y preveía una lengua entumecida y ardiente para el resto de la tarde. Sin embargo, al darle el primer mordisco, me di cuenta de que la piparra no solo no picaba sino que tenía un intenso sabor a pimiento, vinagre y aceite de oliva. Desde entonces, me enamoré perdidamente del pincho en cuestión. En realidad, me enamoré perdidamente del País Vasco, pero esa es otra historia que contaré más adelante. O no. El caso es que llevaba un porrón de tiempo con ganas de hacer esta receta y la semana pasada me animé, aunque con unas cuantas modificaciones, como los boquerones en vinagre en lugar de las anchoas —¿Mucho sacrilegio? Esté atento, señor lector, a lo que viene a continuación— y brevas. En ocasiones, se me vienen a la cabeza mezclas de ingredientes de lo más inverosímil e intragable y es necesario que alguien me diga eso de «Easy, tiger». Por suerte, esta no es una de esas ocasiones.

1 – Lavamos las brevas y las cortamos por la mitad.

2 – Ensartamos un extremo de un boquerón —o de una anchoa—, un trozo de piparra, otro trozo del boquerón, la aceituna y, por último, la breva. 

3 – Servimos las gildas en un plato, espolvoreamos un poco de semillas de mostaza por encima y regamos con unas gotas de aceite de oliva virgen extra.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top