Cooking D.I.Y.
29 de octubre de 2012

Ingredientes

(Para 3):
— 3 remolachas cocidas
— 1 puerro pequeño
— 1 rama de apio
— 20 hojas de espinaca
— 1 trozo de pan viejo
— 10 cucharadas grandes de aceite de oliva virgen extra
— 5 cucharadas grandes de vinagre de manzana
— 400 ml de agua
— Sal

 

Gazpacho otoñal

Trenes, maletas, traqueteo de ruedas, ropa limpia, comida de estación que me niego a comprar, la batería del iPod, películas durante el trayecto de ida, libro acabado, libro empezado, Barcelona, pantalón de chándal, ingredientes, attrezzo, fotos, platos cocinados, manitas de cerdo en el Rafael, vuelta al trabajo, chanclas, grasa agarrada al fogón, camas duras, dolor de pecho y espalda al despertarme, ducha, recoger todo, Castellón, películas durante el trayecto de vuelta, agujeros en los calcetines, ropa sucia, lavadoras, planificación de comidas, lista de la compra, caprichos y gastos. No tiene ningún mérito, lo sé. Todo el mundo se labra su vida, trabaja, come, cocina, limpia, lava, ordena, recoge, socializa e intenta no morir en el intento. Yo procuro ir por ese mismo camino. Me gusta comer. Aparte, me gusta cocinar. No quiero llenar mi estómago, quiero disfrutar. Por eso, sonrío cuando abro el tupper y me sirvo dos cazos bien colmados de un plato ajeno a esta estación del año, el gazpacho. Aprovecho que todavía la temperatura lo permite —Winter is coming, though— para hacer las últimas sopas no calientes. Además, me encanta la idea de vacilar a la tradición y deslocalizar un plato tan típicamente veraniego. Sé que no soy original, porque ya he probado un salmorejo de remolacha, pero c’est la vie, solo quería usar productos de temporada y ver que salía. Cocktail explosivo, droga dura y una sopa de toma pan y moja, que diría aquel.

1 – Separamos el verde del puerro de la parte blanca. Reservamos la primera y a la segunda le retiramos las raicillas. A continuación, realizamos un corte en forma de cruz en ese lado y lo lavamos con agua para eliminar toda la tierra que pueda tener. Lo cortamos en trozos pequeños y lo dejamos en vinagre unos 20 minutos para que pierda fuerza y luego no repita.

2 – Lavamos el apio en abundante agua, le quitamos las hebras con ayuda de un cuchillo y lo cortamos. Lavamos también las espinacas y las partimos con las manos. Además, cortamos la remolacha y el pan.

3 – Añadimos al vaso de batidora todos los ingredientes junto con unos 400 ml de agua, el aceite de oliva, el vinagre y la sal. Trituramos, probamos y corregimos si es necesario. Lo pasamos por un pasapurés y lo dejamos enfriar en la nevera unas cuantas horas. Mejora mucho de un día para otro.

4 – En un cuenco, servimos el gazpacho, añadimos una cucharada de yogur natural por encima y, para terminar, una ramita de apio.

Últimos comentarios

Contactar

Top