Cooking D.I.Y.
08 de agosto de 2013

Ingredientes

(Para 2):

— 250 g de tomates cherry (buenos, por favor)

— 50 g de brotes de alfalfa

— 4 remolachas pequeñas cocidas

— 15 hojas de albahaca fresca

— 25-30 grosellas

— 8 huevos de codorniz

 

Para la vinagreta:

— 1 cucharada grande de mostaza a la antigua

— 1 cucharada grande de mostaza de Dijon

— Zumo de medio limón

— Sal y pimienta

— Aceite de oliva virgen extra

 

Ensalada on the road

No tengo la suerte —o la desgracia, porque se me haría insoportable— de recorrer constantemente las carreteras. Por lo tanto, creo que no conozco ningún bar de carretera bueno. Es más, diría —sin temor a equivocarme— que en mi vida he parado a comer en alguno. Ojalá supiera dónde apretarme «unos torreznos que quitan el hipo», pero no, gatillazo. La solución para los viajes es, casi siempre, ver qué nos depara la ciudad destino si vamos a llegar a buena hora —la de mover el bigote, se entiende— o, en caso contrario, llevar algo de casa. El dilema está, claro, en qué leches preparar. La tortilla de patatas se sale de la ecuación de inmediato, porque a mí me gustan babosas y eso en verano es sinónimo de haraquiri. Tampoco mola meterse en la cocina y guarrearla para hacer filetes empanados, a pesar de que sean una de mis perdiciones. Las ensaladas, por otro lado, lo petan. Además, mucho. Lo único que hay que ponerles es imaginación. Eso y la vinagreta que llevamos en una botellita —muy ad hoc para este tipo de situaciones—, claro. Ah, y emparejarlas con un buen bocadillo de un embutido decente. A partir de ahí, chupar kilómetros como si fueran caracoles es poco más que coser y cantar. Comemos poco, sí, pero comemos BIEN.

P. D. Si alguien no ve esta ensalada como una comida apta para llevársela de viaje sino como algo para apretarse en casa con el aire acondicionado a full de Estambul, perfecto.

1 – Colocamos los huevos de codorniz en un cazo, lo cubrimos con agua, añadimos un buen chorro de vinagre, un poco de sal y lo ponemos a fuego medio. Cuando rompa a hervir, contamos 4 minutos y, a continuación, apagamos el fuego. Pasamos los huevos por agua fría y, cuando se atemperen, los pelamos y reservamos.

2 – Colocamos los tomates enteros, la alfalfa, las remolachas —cortadas—, las hojas de albahaca, las grosellas y los huevos de codorniz en un bol —o un envase hermético de plástico si nos vamos de viaje— y removemos.

3 – Echamos el zumo de medio limón, tres veces esa cantidad de aceite de oliva virgen extra, sal, pimienta negra recién molida y la mostaza en un tarro o un bote pequeños que podamos cerrar con tapadera. Agitamos enérgicamente y aliñamos la ensalada con ella. De nuevo, si vamos a irnos de viaje, reservamos el aliño para aderezar la ensalada a última hora.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top