Cooking D.I.Y.
03 de diciembre de 2012

Ingredientes

(Para 1):
— 2 tomates maduros
— 1 trozo de salchichón de unos 3 cm de grosor
— 1 trozo de queso de cabra unos 3 cm de ancho en su parte más ancha
— 1 rebanada de pan de pueblo
— 1 diente de ajo pequeño
— Unas hojas de romero
— Sal y pimienta
— Vinagre de manzana
— Aceite de oliva virgen extra

 

Ensalada de emergencia

Primera condición: comer bien —eso siempre—. Segunda condición: no comprar nada, aprovechar lo que haya en la nevera y el armario. Tercera condición: que no sea una cerdada. Esas fueron las tres cláusulas que puse en un contrato que firmamos las dos partes interesadas —yo y yo— hace alrededor de tres semanas. ¿La razón? Era jueves, el sábado me iba a de viaje por Segovia y Madrid y no tenía ganas de gastar dinero en comprar alimentos que luego se podían estropear. Como habréis leído en alguna ocasión en este blog, la necesidad es la madre del ingenio —no, no es mía la frase y no recuerdo quién la pronunció—, así que considero que son estas situaciones, con la adrenalina y la emoción de las penurias, las que sacan lo mejor de nosotros mismos a la hora de cocinar. A priori, parece fácil poder conjugar lo que tengo entre manos: un par de tomates que compré  del mercado que llevaban unos días dando vueltas, algo del salchichón casero que trajo Ana —mi compañera de piso-, las últimas rebanadas de un pan de pueblo enorme, queso de cabra de la zona de Almazora, romero y un diente de ajo. ¿El resultado? Seguid leyendo y lo encontraréis. Atentos a próximas ediciones, ya que esta fue la comida del jueves, falta la del viernes.

1 – Tostamos el pan y lo untamos con el ajo partido por la mitad. Cuando enfríe, lo rompemos con las manos.

2 – Lavamos y cortamos los tomates. Reservamos.

3 – Pelamos y cortamos el queso y el salchichón. A mí me gusta usar un cuchillo para el segundo y separar el primero en trozos irregulares con las manos. El olor que deja en los dedos es, sencillamente, delicioso.

4 – En un bol, juntamos todos los ingredientes. Salpimentamos, añadimos las hojas de romero y aliñamos con aceite de oliva virgen extra y vinagre de manzana. Probamos, corregimos y ya estamos listos para despegar.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top