Cooking D.I.Y.
30 de junio de 2014

Ingredientes

(Para 3):

— 6 filetes de pechuga de pollo

— 1 berenjena hermosa

— 400 g de lentejas cocidas

— 200 g de pimiento asado, en tiras

— 1 cebolla

— 1 cucharada grande de curry verde

— 1 cucharada pequeña de canela molida (aunque va al gusto)

— 1 cucharada pequeña de comino molido (ídem)

— Sal y pimienta

— Aceite de girasol

 

Curry de berenjenas y lentejas con pollo

Nunca serás tan joven como ahora.

No lo digo yo, es sabiduría pura y dura que una amiga me soltó un día y que apenas supe apreciar en el momento. Suena a lugar común y a algo que forma parte del conocimiento popular, pero hete ahí la magia del asunto: no todo el mundo es consciente de ello. El menda, obviamente, se encontraba en ese grupo. Al menos, hasta este fin de semana atípico, perro y alegre casi a partes iguales. Perro porque el viernes se llevó de un plumazo al bueno de Bobby Womack, con su enorme sonrisa, sus pulgares doblados por detrás de la mano de una manera increíblemente grotesca —y adictiva de ver a partes iguales—, todo el dolor que tenía en su corazón y la idea de que ya no podré disfrutar de él en directo. Perro también porque el domingo me quitó a Juanma de la habitación de al lado para colocarlo en un piso nuevo no muy lejano. Alegre por volver a toparme con María y Cosma después de unas tres semanas más aburridas de lo normal. Atípico, de nuevo. Revelador también. Todavía estoy intentando sacar algo en claro de las últimas 48-72 horas. Algo aparte de darme cuenta de que nunca seré tan joven como ahora, quiero decir.

P. D. He de advertir que esta receta es solo una excusa para animar el tristísimo pollo plancha —que diría Adrià— que me iba a meter entre pecho y espalda el miércoles pasado. Vaya si lo animó.

1 – Calentamos una cacerola a fuego medio-bajo y agregamos un chorrito de aceite de girasol. Cuando coja un poco de temperatura, añadimos el curry y lo cocinamos suavemente durante unos minutos —sin que se queme— para que desarrolle bien todos los aromas. En ese momento, incorporamos la cebolleta picada, agregamos un poco de agua, tapamos y la dejamos rehogarse suavemente durante hasta que el color cambie de blanco a marrón. Si el fondo se queda seco, añadimos más agua para que la cebolla no se pegue ni se queme.

2 – Unos 20-25 minutos después de haber dejado la cebolla cociendo, empezamos a cortar la berenjena en tiras y, a continuación, en cubos de, aproximadamente, 1.5 centímetros de lado, aunque sin volvernos locos y medirlo todo. La incorporamos a la cacerola, tapamos y lo seguimos dejando cocinarse.

3 – Una vez que tanto la berenjena como la cebolla tengan un bonito color marrón, añadimos las lentejas, los pimientos, la canela y el comino, salpimentamos ligeramente, probamos y, de estar listo, esperamos a que se evapore toda el agua antes de apagar el fuego.

4 – Calentamos una sartén o una plancha a fuego vivo. Mientras, pasamos los filetes de pollo por aceite. Cuando ya tengamos calorcito del bueno en la superficie, pasamos los filetes no más de un par de minutos por cada lado. Puede que menos. Lo cierto es que la línea entre un pollo crudo y uno seco es finísima. Apuntar bien es difícil. Dar en el blanco, más aún. Sacamos los filetes de la plancha, los cortamos, los salpimentamos y los servimos junto con el curry de berenjenas y lentejas.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top