Cooking D.I.Y.
13 de enero de 2012

Ingredientes

(Para 6):
600 g de carne de morcillo
120 g de tocino fresco
120 g de tocino salado
2 cuartos traseros de pollo
6 costillas de cerdo saladas (y desaladas, se entiende)
6 puñados de garbanzos
2 calabacines
6 patatas
2 zanahorias
30 judías verdes
300 g de calabaza
3 litros de agua

Cocido

Sí, sé que es un plato largo de elaborar. Sí, sé que los ingredientes no son del todo baratos (algunos, al menos). Sí, sé que es… ¡Hey, que es cocido! Puedo prometer y prometo que la satisfacción que se siente al comerse un plato de cocido hecho por uno mismo (con la ayuda de una madre, todo sea dicho) es muy grande. Vale, sí, me ha ayudado mi madre, pero 1) es un encanto de mujer, 2) sabe más que yo de cocina de aquí a Saturno, 3) el hecho de tirarme varias horas en la cocina con ella son una pura satisfacción, aunque nos acabemos tirando de los pelos muchas veces. Ya que he aprendido a hacer este plato, pues os lo traigo, para que vosotros también lo podáis preparar en vuestras casas cuando queráis servir algo especial.

Antes de nada, me gustaría comentar que con estas cantidades salió MUCHO cocido, por lo que tuve que congelar una parte (las patatas no, se ponen zapateras) y la otra parte nos la comimos en dos tandas pocos días después. Lo que he congelado lo haré algún día con arroz, como El Cocinero Fiel.

1 – Ponemos en una olla profunda 3 litros de agua a calentar junto con toda la carne (menos los dos trozos de tocino, que pondremos a cocer aparte en una cacerola con 400 ml de agua durante dos horas) a fuego medio-alto. Una vez que rompa el hervor, bajamos el fuego a medio y desespumamos las veces que haga falta, ya que ahí se concentran todas las impurezas. Esto tendrá que cocer aproximadamente durante una hora y media o dos horas a fuego medio, con cuidado de que no hierva a borbotones para que la carne no se maltrate. Añadimos un poco de sal, pero no en exceso, ya que las costillas han estado en sal. Si vemos que el agua se consume demasiado, podemos añadir más. Igualmente, si al probar el caldo sabe demasiado fuerte, retiramos y guardamos un poco y añadimos un poco de agua.

2 – Una vez pasado dicho tiempo, pinchamos la carne con un palillo para ver si está tierna. Enjuagamos los garbanzos (que habremos tenido toda la noche en agua con una cucharadita de bicarbonato de sodio), los añadimos al caldo y dejamos que se cueza todo durante unos 45-60 minutos.

3 – Cuando los garbanzos estén tiernos, añadimos las verduras. Recordad que tiene que estar hirviendo a fuego medio-bajo para que no esté a borbobones. Una vez que se hayan hecho, podemos servir. Mi recomendación es que apartéis un poco de caldo en una olla aparte y le pongáis fideos, y que sirváis la carne y la verdura en seco. A mí es como más me gusta.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top