Cooking D.I.Y.
01 de febrero de 2013

Ingredientes

Para 1 coca:

— 40 g de bull negro

— 1 pera

— 1 vaso pequeño (unos 150 ml) de cerveza

— 1 vaso pequeño (unos 150 ml) de leche

— 1 vaso pequeño (unos 150 ml) de aceite

— En torno a 400 g de harina

— 1 cucharada pequeña de sal

— Aceite de oliva virgen extra

 

Incluye

Carnes, Entrantes, Masas, Primeros,

Música

Nothing Is The News  - Damien Jurado


Coca de bull negro y pera

Xavier insistió en que aprendiera esta receta de masa, la que ellos utilizan para las riquísimas cocas de recapte que se aprietan en Lleida. Adrià y yo acabábamos de llegar de Francia y, después de soltar las maletas, nos refrescamos un poco y comimos. Tras terminar, y sin más dilación, Xavier y yo nos pusimos manos a la obra en la cocina. Mientras trabajaba, iba explicándome cómo, aunque parezca que te vas a quedar corto, hay que usar medidas pequeñas para los líquidos porque es facilísimo pasarse y acabar con una cantidad ingente de masa; lo difícil que es calcular a priori los gramos de harina necesarios, ya que hay que añadir la que la masa vaya pidiendo hasta que se despegue de las manos; cómo hay que extenderla hasta que tenga un grosor mínimo, de no más de 2 milímetros; o cómo hay que hornearla, a unos 190º C y en la posición media del horno. Como yo soy muy tocapelotas, le hice caso en todo menos en esto último, ya que, con este tipo de masas, me gusta mucho hacer un horneado en blanco encima del suelo del horno —así, a lo bestia, pero no conozco el nombre de dicha parte— para luego terminar de hornearla por arriba tras poner los ingredientes. Respecto a las cantidades, con las medidas que hay en los ingredientes salen unas seis cocas de 30×15 centímetros, pero el bull y la pera están calculados solo para dos. Al fin y al cabo, no me he propuesto alimentar a un regimiento. Por ahora.

1 – En un bol, mezclamos la leche, la cerveza, el aceite y la sal. Agregamos un poco de harina y la integramos, y repetimos ambas operaciones hasta que la masa se despegue de los dedos. Después, la pasamos a una superficie lisa y la trabajamos por espacio de 10 minutos.

2 – Calentamos una sartén a fuego medio-fuerte, añadimos un chorrito de aceite de oliva y doramos en él la pera picada. Cuando haya tomado calor, agregamos el bull, mareamos un par de minutos más y retiramos del fuego. Reservamos.

3 – Calentamos el horno a máxima potencia con calor arriba y abajo.

4 – Cortamos un trozo de un tamaño un poco superior al de una pelota de golf y lo estiramos con un rodillo o una botella de cristal bien limpia hasta obtener una masa muy fina. Si se pega, podemos añadir un poco de harina a la superficie de trabajo. Una vez estirada, la pasamos a una lámina de papel vegetal y la horneamos en blanco en el suelo del horno durante 3-4 minutos, hasta empiece a tostarse y surjan algunas burbujas. En ese momento, la sacamos.

5 – Repartimos la pera y el bull por encima de la masa y la horneamos en una rejilla colocada en la parte media del horno hasta que comience a tostarse por arriba. Retiramos y servimos.

  • No hay tweets

Contactar

Top