Cooking D.I.Y.
27 de enero de 2014

Ingredientes

(Para 2):

— 4 alcachofas

— 2 patatas medianas

— 3 dientes de ajo

— 100 g de pan rallado

— 50 g de parmesano rallado

— 1 rama de romero

— 1 rama de perejil fresco y 1 puñado de perejil picado

— 1 hoja de laurel

— 1 limón

— Sal y pimienta

— Aceite de oliva virgen extra

 

Carciofi ripieni

Crónicas pastafaris (II)

21/01/2014 a las 21:37 de la noche: Cosma me ha invitado a cenar a su casa para poner a punto un par de trabajos que tenemos entre manos. Al poco de llegar, me ha dado la copia de The Vegeterranean, el primer libro de Montali —el magnífico hotel-restaurante de sus tíos—, y me ha pasado en PDF el segundo, donde aparece una receta de alcachofas rellenas que me hace ojos. Yo le respondo «Hey, there, you sexy». Ambos sabemos que acabaremos sin ropa. La velada discurre como de costumbre, que es una forma elegante de decir que la cena todavía no está lista y ya estamos poniéndonos como cerdos. Ha sacado de la nevera las aceitunas de su padre y la panceta —envasadas al vacío y traídas de Italia—, las primeras para atacarlas in situ y la segunda para los rigatoni all’amatriciana que nos apretaremos en breves momentos. That’s life.

22/01/2014 a las 13:09 de la tarde: Se me han ennegrecido ligeramente los dedos por las alcachofas, pero no me importa. La encimera está llena de cosas: pan rallado, ajos, perejil, canónigos, romero, lombarda y mostaza. Llevaba mucho sin sentirme cómodo por estos lares. Demasiado tiempo respondiendo correos en vez de pelando patatas. Demasiado tiempo usando más Photoshop que el cuchillo. De repente, Hèctor llega a casa, va a la cocina, me ve pringado hasta las cejas y, tras anunciar que hoy le invito a comer, sonríe y dice: «Vuelves a cocinar. ¡Mola!». Al final, a pesar de que los cuatro prometimos hacer una minicomida pastafari a la semana, solo Hèctor y yo lo estamos cumpliendo. C’est la vie, said the old folks.

1 – Llenamos un bol grande con agua, el zumo de un limón y unos cuantos tallos de perejil. Además, separamos los rabos de las alcachofas de sus flores, los pelamos hasta que el color cambie de verde a amarillo-blanco y los sumergimos en el agua con limón y perejil. Respecto a las flores, retiramos hojas hasta que el color se aclare bastante, retiramos un poco más de un tercio de la punta cortándola con un cuchillo y vacíamos el interior velloso con cuidado con ayuda de una cuchara. Las metemos en el agua con limón y perejil durante 20 minutos. Pasado ese tiempo, las retiramos y las ponemos a secar bocabajo en un trozo de papel de cocina.

2 – Mezclamos el pan rallado con el parmesano, también rallado, uno de los ajos, picado y sofrito en un par de cucharadas de aceite de oliva virgen extra, la piel de limón rallada y el perejil fresco picado. 

3 – Lavamos bien las patatas y las cortamos en cuartos sin pelarlas.

4 – Separamos las hojas de la flor de la alcachofa con cuidado de no romperlas y las rellenamos con el pan rallado.

5 – Echamos en una olla profunda un chorro de aceite de oliva virgen extra junto con 70 ml de agua. Además, colocamos una rama de romero fresco, otra de perejil fresco, los dos ajos restantes sin piel y una hoja de laurel. Por último, colocamos las flores de alcachofa de pie, los rabos y las patatas, estas últimas salpimentadas. Hacemos un círculo con papel vegetal cuyo diámetro sea el mismo que el de la olla, lo colocamos encima de las alcachofas, tapamos la olla y lo dejamos cocer suavemente durante media hora.

6 – Después de este tiempo, las verduras deberían estar hechas, así que es perfectamente lógico comérselas ya. Sin embargo, también se puede pasar todo a una bandeja apta para el horno y darle un golpe de calor a máxima potencia para que el pan rallado se dore un poco. Esta versión es OPCIONAL.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top