Cooking D.I.Y.
01 de febrero de 2012

Ingredientes

(Para 1):
5 corazones de alcachofa de lata
2 lonchas de jamón serrano
1 diente de ajo
1 huevo
50 g de queso gouda rallado
1/2 cucharada pequeña de pimienta molida
100 g de spaghetti
Aceite de oliva virgen extra
Sal

 

Carbonara de alcachofas con jamón

Suena raro, ¿verdad? No soy un gran amante de las alcachofas. Ya sé que es un gran fallo que tengo que pulir de cara al futuro, pero, de momento, os puedo asegurar que sí soy un entusiasta de esos pequeños corazones de alcachofa que vienen enlatados con un sabor ácido que a mí hace que se me ericen los pelos del cogote. Si abrís una de esas benditas latas, la vertéis en un cazo con unos ajos sofritos y unos tacos de jamón y ya tenéis resuelto un primero (ele yo). De todas maneras, hoy tenía una lata en casa y estaba pidiendo a gritos que la usara. Se le notaba, me lanzaba miradas lascivas desde el armario y yo sé cuándo me desean, así que me abalancé sobre ella. La idea para esta pasta me vino en plan iluminación divina, aunque, buscando en google, encontré varias recetas de carbonara de alcachofas con jamón. Sin embargo, como no quería dejarme influir por nada, no quise mirar ninguna. Por lo tanto, puedo decir con total tranquilidad The following is a work of fiction. Any resemblance to persons living or dead is purely coincidental. Especially you Jenny Beckman. Bitch.

1 – Doramos el ajo laminado a fuego medio-fuerte en una sartén con un chorrito de aceite. Una vez que empiece a tomar color, añadimos los corazones de alcachofa cortados por la mitad. Los dejamos que tomen un poco de color y, pasados 5 minutos, añadimos 2 o 3 cucharadas del agua que viene en la lata y la dejamos evaporar.

2 – Mientras se evapora el agua de las alcachofas, ponemos a cocer nuestra pasta en abundante agua hirviendo con un poco de sal (no demasiada, ya que el jamón le da un toque bastante salado al plato). Este es un buen momento para ir preparando la mezcla de huevo batido con queso rallado y el toque imprescindible de pimienta.

3 – Cuando falte un minuto para que la pasta esté al dente, añadimos el jamón a la sartén. Colamos la pasta, la añadimos a la sartén y la salteamos. Añadimos la mezcla de huevo y queso, retiramos la sartén del fuego inmediatamente y removemos bien. Si vemos que nos falta salsa, añadimos un poco del agua de cocer la pasta (que habremos reservado previamente) o, lo que creo que es mejor, un poco del agua de las alcachofas, para obtener más sabor.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top